Machu Picchu, junio de 2014
Machu Picchu, junio de 2014. Un poco más soleado que en enero y febrero.

Enero complicado en Machu Picchu

La conflictividad política en Perú amenaza con complicar el turismo en Machu Picchu.

Desde la destitución del ex presidente Pedro Castillo por parte del Congreso, allá por el 7 de diciembre, la situación en varias zonas de Perú del país fue muy complicada. Por al menos 10 días se dieron cortes de ruta, manifestaciones y tomas de aeropuertos sobre todo en la zona sur en demanda del adelanto de elecciones. Cusco y Arequipa, por ejemplo, fueron regiones con una alta cantidad de protestas. La represión terminó con más de 25 muertos.

A medida que se acercaron las fiestas navideñas las protestas fueron perdiendo intensidad, pero ahora ya hay anuncios de distintos grupos políticos sobre una reanudación de las marchas y bloqueos a partir del 4 de enero. Es difícil saber que intensidad pueden tener estas protestas, pero en la zona sur de Perú es muy probable que tengan bastante relevancia si nos basamos en lo que pasó en diciembre.

En ese punto, la convulsión política en Perú puede volver a afectar al principal atractivo turístico del país, que es Machu Picchu. Durante los bloqueos de diciembre un número importante de turistas tuvo que ser evacuado de distintas formas hacia Cusco, luego de quedar varados en algunos casos por una semana. Para llegar hasta Machu Picchu la única vía de transporte es el tren, por lo que un piquete sobre algún tramo de las vías bastaría para bloquear la mayor parte de los desplazamientos.

Si bien el Congreso peruano anunció un acuerdo para adelantar las elecciones para 2024 -originalmente estaban programadas para 2026- es complicado decir como se van a desarrollar los acontecimientos en las próximas semanas. Enero no es un buen mes para visitar Machu Picchu, debido a que llueve mucho y la visibilidad de la ciudadela inca suele ser bastante mala, sobre todo en las mañanas. Pero es época de vacaciones en muchas naciones del sur, y por ello es bastante usual encontrar en estas épocas a turistas que llegan desde Argentina, Brasil, Chile o Uruguay, para marcar solo algunas nacionalidades.

En particular siempre recomiendo elegir otros períodos del año para visitar Machu Picchu. De hecho, entre abril y octubre hay muchas menos lluvias y el clima puede ser muy frío pero por las tardes la temperatura mejora mucho. Pero si le sumamos la incertidumbre política ya tenemos una combinación bastante mala. Al menos hasta que termine de consolidarse la situación en las próximas semanas parece razonable pensar en otros destinos.

Voy a actualizar la entrada a medida se vayan desarrollando los acontecimientos, y ya podamos ver con más claridad si vale la pena visitar Machu Picchu durante enero.

Actualización 4 de enero: los servicios de trenes entre Cusco y Machu Picchu quedaron suspendidos debido a que «las condiciones de seguridad no están garantizadas», de acuerdo a un comunicado de la empresa que presta el servicio.

Actualización 5 de enero: la situación se mantiene bastante similar al primer día de paro. Hay unos 20 cortes de ruta, sobre todo en la zona sur del país, y la situación en Cusco y Machu Picchu se mantiene sin cambios. Aunque las protestas son importantes, al menos por ahora no alcanzan tanta relevancia como en diciembre. Esta vez, por ejemplo, ningún aeropuerto ha sido afectado.

Actualización 6 de enero: tras un intento de toma del aeropuerto de Juliaca, que sirve la zona de Puno, los vuelos quedaron suspendidos. No hay buses a la zona desde Lima desde el comienzo del paro, el 4 de enero. Por ahora la zona con mayor cantidad de cortes de ruta e importancia del paro es la parte sur del país.

Actualización 9 de enero: la situación se agravó sensiblemente hoy en Puno, donde a esta hora se reportan varias muertes por la represión alrededor del aeropuerto de Juliaca. El aeropuerto de Ayacucho también está cerrado. De acuerdo a lo que informa la prensa, la gran mayoría de las reservas que había en Cusco, Puno y Arequipa hasta el mes de abril ya fueron canceladas en los últimos días. En vista de los acontecimientos recientes en el sur del país la situación puede prolongarse por un buen tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.