Un rápido regreso

El turismo internacional se recuperó mucho más rápido de lo que preveía la industria.

Ayer salió el informe de la Organización Mundial del Turismo, que marcó que entre enero y mayo el turismo creció un 221% en comparación con las anémicas cifras de 2021, cuando aún predominaban las fronteras cerradas y las limitaciones al viaje. A pesar de ello, estamos en el 46% del volumen de viajes de 2019. Hay mucho que recuperar, aunque aún no están disponibles las cifras de junio y julio de este año, en la temporada alta en el Norte.

Lo que hay que remarcar: que con el 46% del volumen de viajes de 2019, las estructuras del mercado de viajes comenzaron a crujir por todos lados. Eso se vio sobre todo en los serios problemas que se dieron en aeropuertos, donde la falta de personal tras los despidos durante la pandemia ocasionaron múltiples cuellos de botella. Desde los counter para recibir a los pasajeros hasta las revisiones de seguridad y los abordajes. Tomar nuevo personal no es tarea fácil; es necesario hacer controles estrictos de seguridad y capacitarlos, lo que desde ya extiende todo el período de contratación a varios meses.

Entre enero y mayo hubo 250 millones de viajes internacionales, contra 77 millones del mismo período de 2021. Las dos regiones que lideraron la recuperación fueron Europa y América. En ambos casos ya se están acercando rápidamente a los volúmenes de 2019. Europa está entre el 65 y el 80%, y América entre el 63 y el 76%. Muy probablemente en julio ya hayan quedado muy cerca de las cifras pre pandemia. Los problemas en aeropuertos y destinos seguramente limitaron la recuperación.

Si tomamos el tema del gasto en turismo, en Francia ya están sólo un 15% por debajo de 2019. Son buenos números, si vemos que otras naciones como Italia están un 27% por debajo, y Estados Unidos un 31% menos.

Como en meses anteriores, Asia Pacífico es la región con peores números, en particular por la política de China de mantener muy limitados los vuelos internacionales. Las cifras están un 90% por debajo de 2019, y las expectativas es que para el resto del año se recuperen como mucho hasta el 30% del volumen de viajeros pre pandemia.

2022 aparece como un año de transición. El turismo está regresando a sus cifras de demanda de 2019 a una velocidad mayor a la prevista por la industria, y eso ha causado todo tipo de inconvenientes en los últimos 45 días. Es de esperar que para fin de este año la mayor parte de las infraestructuras hayan retornado a su estado de 2019, en particular en cuanto a empleados y servicios ofrecidos.

El comunicado de la Organización Mundial del Turismo en este enlace (en inglés).

Etiquetado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.