Allá por 2012 -y luego actualizado en 2017– armé una entrada donde compilaba una serie de tendencias emergentes en contenidos de viaje en blogs especializados. Ya sabemos que normalmente los textos donde se hace un poco de prospectiva no suelen leerse después -porque los olvidamos, o ya estamos con otras cosas futuras- pero me parece interesante revisar como algunas de las posibilidades que marcaba en aquella entrada hoy están de vuelta o ya parecen más bien pasadas de moda y sin mayores posibilidades.

Primero retomo el listado, reviso la actualidad de cada «tendencia emergente de 2017» y luego expongo algunas conclusiones.

1) Apuesta por los contenidos propios, en una plataforma en la que conserves la propiedad o los derechos de lo publicado. Estos últimos años no han sido buenos al respecto, gracias a la creciente concentración de las publicaciones en las plataformas de medios sociales. Es más simple publicar allí, y además hay una enorme audiencia disponible. La gran contra es, claro, que muy pero muy pocos logran monetizar lo publicado en esas redes. También hay temas como la censura, la moderación arbitraria de contenidos, etc. Lo interesante es que estas propuestas de apostar por el contenido propio está en la base de las promesas de la Web3, que ya revisamos en una entrada anterior. Sobre cómo podrán articularse plataformas de publicación, blockchain y Web3, eso todavía está por verse.

2) Video para móviles y video en vivo: no funcionó muy bien en el terreno de los viajes. Desde 2017 para acá cerró Periscope. Y la posibilidad de transmitir en vivo se concentró en las entrevistas o charlas grupales -el ejemplo más obvio es Instagram durante la pandemia- o quedó como una funcionalidad no demasiado usada -Twitter, Facebook. Transmitir en vivo desde el móvil es más fácil que en 2017, pero sigue siendo caro por las limitaciones en los planes de los móviles. ¿Habrá que esperar a ver cómo el 5G gana terreno entre los móviles?

3) Tiempo real: el liveblogging no lo veo hace tiempo, salvo en los blogs de tecnología. Contar cosas en tiempo real es ahora cosa de las Historias en Instagram o mediante tweets.

4) Curación de contenidos: otra tendencia prometedora que se quedó en el camino. Storify se concentró en el mercado corporativo y Twitter dejó de desarrollar Curator. Una lástima, porque integrar distintos tipos de materiales en una entrada de blog era algo interesante.

5) Generación de publicaciones electrónicas: las revistas electrónicas tampoco terminaron de consolidarse. El momento de Flipboard pasó hace años, y a pesar de que sigue siendo una buena herramienta de curación de contenidos, ya no es tan relevante como en 2017. Otras alternativas, caso Steller, se reenfocaron en las historias sobre viajes. Merecen una entrada futura, pero ahora son sobre todo una opción de nicho.

6) Video y fotografía en 360 grados: a pesar de que en estos años aparecieron muy buenas cámaras de Insta360 y Ricoh, sigue siendo una tendencia muy de nicho. Y eso que las fotos y videos pueden ser editadas de maneras tradicional vía reframing. Pero aún no terminan de consolidarse como una herramienta más masiva de creación de contenidos. El móvil sigue siendo el centro en todo este tema, y los usuarios simplemente prefieren concentrarlo todo en una única alternativa.

En conclusión

Podemos dividir estas tendencias emergentes en varias partes. Están las que ya dejaron pasar su oportunidad -liveblogging, curación de contenidos, revistas electrónicas-; las que por ahora no se desarrollaron pero tienen posibilidades a futuro de acuerdo al desarrollo de las plataformas tecnológicas -video en vivo, 360- y las que pueden potenciar un regreso a los contenidos en proyectos propios -Web3.

De las seis tendencias propuestas, al menos 3 tienen ciertas posibilidades a futuro, aunque es difícil decir si podrán integrarse más a los blogs. A pesar de todos los cambios que lleva adelante WordPress, los blogs siguen siendo una plataforma muy vinculada a las PCs/notebook, mientras claramente la mayor parte de los usuarios se apega cada vez más a sus celulares. En ese punto los blogs siguen manteniendo ese espacio más de nicho especializado que de herramienta masiva, algo que se ha ido profundizando en estos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.