En la primera parte de esta entrada me concentré en analizar la consolidación de un formato de video corto en TikTok, que gira en particular alrededor del turismo urbano. Pero en esta entrada me interesa trabajar otro punto. Si chequean muchas de las cuentas más populares de esta red, verán que muchas de ellas no suelen tener un tema dominante. Básicamente, siguen tendencias de TikTok en cuanto a historias, filtros, canciones y otros puntos. Para decirlo de manera simple, están siempre buscando lograr un gran número de vistas a partir de lograr que los algoritmos de TikTok promuevan el video a la mayor cantidad de usuarios.

Otro punto importante es que, a diferencia de redes sociales como Instagram o Twitter, los seguidores no son necesariamente el punto a tomar en cuenta. De hecho, pueden instalar TikTok y sin sacar una cuenta ya van a tener una interminable cantidad de videos para ver. La principal métrica es la cantidad de visualizaciones. Y eso puede variar de manera salvaje entre cada video.

person holding black android smartphone
Photo by cottonbro on Pexels.com

Esa característica de atención por los algoritmos -en el fondo, la clave del éxito en TikTok- fomenta un menor interés en la especialización de las cuentas, algo muy evidente en redes como Instagram. No es necesario estar todo el tiempo publicando sobre viajes, digamos. No es tan necesario tener una focalización tan puntual. Lo relevante, en todo caso, es como lograr que los temas que nos interesen funcionen en relación con los algoritmos.

Para conocer algo así, está muy claro que quien planifique los contenidos a publicar se la tiene que pasar en TikTok. Si hay que explicar el éxito de esta red social, uno de los puntos seguramente es que, para ser popular allí, hay que estar todo el tiempo detectando tendencias, novedades, nuevos filtros y canciones de moda.

La velocidad con la que TikTok detecta y configura vía algoritmos la oferta de video que ofrecerá a los usuarios es una de las características más llamativas. The Wall Street Journal realizó una investigación a partir de configurar más de 100 bots que buscaban determinados tipos de contenidos. Por ejemplo videos relacionados con estados depresivos. No mucho más de una hora después ya estaban recibiendo contenidos casi únicamente relacionados con las búsquedas originales. La investigación del WSJ encontró también que el tiempo dedicado a visualizar determinado tipo de contenidos es la métrica fundamental de la selección de contenidos por parte del algoritmo. Esto puede implicar tanto el tiempo dedicado a determinado tipo de contenidos como las veces que volvemos a visualizar determinadas publicaciones. La plataforma busca así determinar que tipo de contenidos logra involucrarnos de manera más profunda.

Si se la pasan viendo contenido sobre viajes y destinos, van a comenzar a ver ese tipo de contenidos. Pero no todo es interés personal. También están los intereses comerciales de TikTok, interesada en difundir temas comercialmente más rentables; están las tendencias generales del lugar donde vivimos; y también están los infaltables videos virales. A eso hay que sumar algo obvio: todos tenemos varios intereses además de, por ejemplo, los viajes. Así que nuestro feed finalmente tendrá algunos temas dominantes pero también cierta variedad.

Entonces: si la métrica principal, las visualizaciones de los videos, es determinada centralmente por los algoritmos de selección de contenidos de TikTok, se puede hipotetizar que el foco ya no pasará necesariamente por los contenidos especializados. Pasará por determinar que privilegian los algoritmos en esos momentos. Una carrera que, obvio, no tiene final y nos mantiene enganchados a TikTok todo el tiempo posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.