No ha sido un año más para los medios sociales y plataformas digitales. Este año ha mostrado como muchas de ellas comenzaban a sumar novedades casi de manera incesante para lograr, por un lado, hacer crecer a su base de usuarios, pero por otro para contener a los competidores. Y también para tener más oportunidades en el cada vez más consolidado mercado de los creadores profesionales de contenidos, que miran con particular interés las alternativas de monetización.

Tomemos el caso de Twitter. Durante largos años la plataforma agregó pocas novedades, e incluso las que sumó las terminó cerrando, caso Periscope, Vine o los Fleets. Pero este año vimos que finalmente comenzaron a enfocarse en ser una plataforma para que los creadores de contenidos puedan monetizar su trabajo. Lanzaron canales de audio, newsletters, suscripciones pagas y están trabajando en integrarse hacia métodos de pago basados en criptomonedas. Se trata, en todos los casos, de herramientas más bien de nicho. Al menos a mi gusto le falta añadir alguna interfaz más atractiva desde lo visual para fotos y videos en móviles, con más herramientas de edición y presentación y contenidos. Tanto canales de audio como newsletters aparecer como una manera de detener a posibles competidores como Clubhouse, Substack y Medium. Al menos por ahora parece haber salido mejor la apuesta contra Clubhouse que contra el resto.

red blue and yellow textile
Photo by Brett Jordan on Pexels.com

Instagram es otro que se está moviendo mucho en el terreno de los medios sociales. Mejoras en los videos en vivo, con más participantes; enlaces en las Historias via stickers para todo el mundo; posibilidades de crear historias colaborativas; y cambios en la página de inicio con mayor integración de Historias y Reels.

Facebook tuvo también un año con montones de anuncios. Además de todo lo de los metauniversos -por ahora más bien una hoja de ruta- lanzaron canales de audio; Reels en su plataforma; posibilidad de crear contenido premium bajo suscripción; y están trabajando en newsletters y otras herramientas.

Con tanto movimiento en los competidores, hay que reconocer que lo de Google es bastante decepcionante. En YouTube sumaron de manera oficial Shorts, los videos cortos a la TikTok, pero no mucho más. Como plataforma de video y monetización YouTube sigue siendo muy atractiva para los creadores de contenidos, pero sin demasiadas novedades. A pesar de tener algunas iniciativas en desarrollo, Google no va a lanzar por ahora herramientas como canales de audio o newsletters, y sigue sin darle mayor utilidad a propiedades abandonadas como Blogger o Google Podcasts -que tranquilamente podrían tener nueva vida en una plataforma más ambiciosa.

TikTok, por su parte, tuvo un año excepcional desde el punto de vista de la base de usuarios. Están sumando algunas funcionalidades, como video en vivo -con una plataforma desde la PC, además-, Historias y más opciones en la parte de shopping.

La rapidez de los movimientos de las grandes compañías de medios sociales deja en claro que las oportunidades para las startups no son tantas. Luego del temprano buzz alrededor de Clubhouse, muchos se lanzaron a crear canales de audio: Twitter, Facebook, Spotify, Discord, y siguen las firmas. El resultado es que el espacio de crecimiento de Clubhouse está ahora bastante restringido. A pesar de ello lanzaron varias novedades interesantes este año -grabar las conversaciones, crear clips para compartir en redes sociales, etc- que los muestran más innovadores que los copycats. Pero es difícil decir si eso va a alcanzar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.