En el blog venimos siguiendo con bastante interés el caso de Tailandia porque es probablemente uno de los más extremos del mundo turístico. Con 40 millones de visitantes internacionales por año, el turismo era una de las actividades que más aportaba el producto bruto interno. A partir de marzo de 2020, con la expansión de la pandemia de covid-19, Tailandia tomó un curso bastante similar a otros países de la región Asia Pacífico, con cierre total de fronteras y con aperturas parciales y muy restringidas luego.

Los resultados eran de esperar. En apenas un año el aporte del turismo pasó del 18,21% al 6,78%.

Hace algunos meses el pais comenzó a experimentar con aperturas parciales, en principio reducidas a la isla de Phuket, y luego a todo el país. En una primera instancia los viajeros debian llegar con PCR negativo y pasar 14 días en Phuket antes de poder viajar a otras regiones. Los resultados no fueron muy alentadores, así que en las semanas recientes se movieron hacia políticas más flexibles. Los viajeros con vacunación completa y que llegaran desde naciones de «bajo riesgo» podían ingresar y no estarían obligados a hacer cuarentena.

Pero con la llegada de Omicron y la aparición de casos en el país todo volvió cambiar. Tailandia anunció que el programa Thailand Pass, para ingresar sin necesidad de cuarentena, queda suspendido por ahora, sin fecha cierta de reanudación. No habrá problemas para quienes ya fueron autorizados a entrar, pero quienes visiten el país de aquí en más deberán tener PCR negativo realizado no más de 48 hs antes del vuelo.

Este cambio de política de Tailandia ya es parte del panorama del mercado de viajes. Los cambios son constantes, y están motivados por situaciones imprevisibles, que van desde las nuevas variantes al crecimiento de casos en determinados países. En país donde el turismo aportaba casi el 20% del PBI se trata de decisiones complicadas, ya que el impacto de las medidas sanitarias es enorme. El país tiene algo más de 2 millones de casos de covid desde que arrancó la pandemia.

La reintroducción del PCR es uno de los temas más complejos para el mercado de viajes, en tanto suma incertidumbre a la realización de un viaje. Más cuando es de esperar que el crecimiento de la variante Omicron lleve a un aumento de casos en las próximas semanas. El año, que como contamos en la entrada anterior, parecía estar recuperando cierta normalidad, cierra lleno de dudas.

Más sobre el tema en CNN (en inglés)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.