Hace unos días Buzzfeed publicó un listado de «trampas para turistas», espacios sobrevalorados que atraen multitudes de turistas y ofrecen poco a cambio. Son una consecuencia de los enclaves turísticos: zonas de la ciudad que terminan dedicadas sobre todo al turismo internacional, donde los precios suelen ser bastante altos. Y a pesar de eso, los servicios son de una calidad pobre. No suelen tener mucho incentivo para mejorar: quienes visitar esas zonas difícilmente vuelvan pronto.

La selección de Buzzfeed no es muy científica: son opiniones enviadas por los lectores, y no hay muchas explicaciones sobre los criterios de selección. Si bien en general casi todos los sitios que aparecen están en Estados Unidos y Europa, hay algunos en Asia y uno en América del Sur. Específicamente, Caminito, en Buenos Aires.

Entonces se me ocurrió chequear en la Red por algún artículo académico o más desarrollado sobre el tema de los sitios que operan como «trampas para turistas». Y lo que encontré primero es que el tema es todo un tópico tradicional en muchos medios. Encontré muchas notas dedicadas a la cuestión. Por ejemplo:

The 16 worst tourist traps around the world that locals say to totally avoid (Insider)

Overhyped, Overrated Tourist Traps to Avoid at All Costs (Far & Wide)

Top 10 European Tourist Traps (Rick Steves)

15 Tourist Traps That Are Totally Not Worth the Effort (BestLifeOnline)

Watch Out for These Tourist Traps in All 50 States (Cheapism)

7 Most Common Tourist Traps and how to Avoid Them (Latitude)

Top 10 of the worst tourist traps in the world (Global Grasshoper)

Y podríamos seguir un rato más pegando enlaces. Las notas sobre trampas para turistas son selecciones bastante arbitrarias, basadas en la experiencia viajera del autor, o producto de sugerencias de los lectores. Algunos lugares se repiten (Hollywood en Los Angeles, Bourbon Street en New Orleans, la Torre de Pisa o la sala de la Mona Lisa en el Louvre) pero hay bastante variedad, con algunos agregados bastante discutibles. Pero es cierto que incluso en lugares muy interesantes, como Venecia o Amsterdam, hay espacios dedicados exclusivamente a vender productos a los turistas.

Las notas básicamente tienen como función alertar a los viajeros a no visitar esos lugares. Pero a veces los avisos son tan generales -una ciudad completa dificilmente sea una trampa para turistas- que pueden perder bastante utilidad. Y se nota además que se trata de propuestas hechas rápidamente, sin mucho criterio de selección, y con la intención de crear polémicas. Nunca van a faltar los lectores que se van a quejar de alguna inclusión, o van a reclamar por algún sitio que consideran debería ser agregado al listado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.