Phuket y el experimento turístico de Tailandia

Tailandia

La región de Asia Pacífico ha sido una de las zonas del mundo con una de las aplicaciones más estrictas de las restricciones a la movilidad internacional. Las fronteras se mantuvieron cerradas durante 2020, y en 2021 las aperturas fueron muy puntuales y controladas. Tailandia era una de las naciones asiáticas más observadas debido a que el peso del turismo internacional en su economía era mayor que sus vecinas.

En primer lugar, hasta 2019 el país venía batiendo récords en cantidad de visitantes internacionales, que se situó muy cerca de los 40 millones.

Segundo, el peso sobre el producto bruto interno es de cerca del 18%, por encima de las naciones europeas más exitosas en el mercado turístico.

El control estricto de la movilidad internacional en Tailandia tuvo como resultado números muy bajos en contagios en 2020, pero el impacto sobre la economía fue enorme. Por ello, ya a partir de comienzos de este año las autoridades comenzaron a pensar en modelos controlados de ingresos de turistas internacionales. El lugar elegido inicialmente fue Phuket, que es enormemente popular entre extranjeros. La población local de la isla fue vacunada en mucha mayor proporción que el resto de Tailandia, y con el paso de las semanas se fueron abriendo otras regiones específicas del país.

La reapertura se dio bajo números de llegadas mucho menores a las de 2019. Todos los días llegan entre 600 a 700 viajeros a Phuket. Entre los primeros 10 mil visitantes sólo se detectaron al llegar a 21 positivos de covid-19.

Los viajeros que llegaban a Phuket no sólo debían estar vacunados con las dos dosis. No podían moverse de la isla a otras zonas de Tailandia. Estaba previsto reducir esa estadía obligatoria a 7 días en los próximos días, pero este programa fue suspendido por ahora. La apertura está trayendo además consecuencias negativas, con el incremento de casos de covid-19 en Phuket. Los números aún son muy bajos en comparación con otras naciones, con 38 contagios el 27 de julio. Pero vienen subiendo diariamente.

Por ahora el ascenso en la cantidad de casos tuvo algunas consecuencias puntuales en Phuket relacionadas con cierre de comercios y mayor control de los aforos. Pero no hay menciones oficiales por ahora sobre la posiilidad de suspender la llegada de turistas. Luego de un año de cierre, está claro que Tailandia pasa por una versión aumentada del problema de muchas naciones: como evitar la expansión del covid-19, en particular de la variante Delta, sin terminar de devastar la economía.

Etiquetas:

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.