Las 3 velocidades del turismo global

Si leen esta nota de The New York Magazine encontrarán que los problemas que se dan en el mercado de turismo de Estados Unidos se dan sobre todo porque la demanda repuntó tan rápido que las empresas y el segmento oficial no logran poner en marcha la maquinaria como antes de marzo de 2019. Los vuelos, sobre todos los internos, ya están por encima de antes de la pandemia.

Podríamos decir que era algo esperable: verano boreal más una campaña de vacunación que se extendió a toda la población, más levantamiento generalizado de las restricciones. Es cierto que ahora estamos un incremento de casos a medida que la cepa Delta se esparce por el país, pero en todo caso va a ser un tema a ver en las próximas semanas. Por ahora el mercado turístico en Estados Unidos está lanzado hacia la normalidad

Casos de covid-19 en Estados Unidos en el último mes

Pero la velocidad de recuperación de Estados Unidos no es lo que se está dando como caso generalizado en todo el mundo. Nos encontramos con 3 velocidades diferentes. Primero, la rápida recuperación y casi normalidad de Estados Unidos. Segundo, una lenta recuperación con marchas y contramarchas, cierres y reaperturas de fronteras y cambios frecuentes de normativas, como el caso de Europa. Y tercero, las naciones que aún están con cierre completo de fronteras o establecen fuertes regulaciones en el ingreso y egreso de personas desde el exterior, como sucede en la mayor parte de Sudamérica, Asia y Oceanía.

Para el mercado global de viajes lidiar con semejante fragmentación es un problema muy serio. El volumen de viajeros internacionales alcanzó semejante número gracias a una asunción de previsibilidad: salvo problemas puntuales y localizados, podíamos trasladarnos a casi cualquier lugar en fechas determinadas. Hoy es imposible cumplir con algo así. La rápida recuperación de los mercados internos, mientras los internacionales siguen con serios problemas, refleja esa problemática.

La evolución de la actual situación tiene una versión lineal -Estados Unidos sigue normalizado, Europa le sigue con la reapertura total de fronteras- pero ya sabemos que con el covid-19 esos escenarios no son tan obvios. El crecimiento de la variante Delta, las diferentes tasas de vacunación en las regiones y las dificultades de la industria turística en poner en marcha rápidamente sus servicios tras un año y medio de destrucción de puestos de trabajo son algunos de los inconvenientes que asoman.

Las regulaciones sobre las vacunas aceptadas como válidas en cada región va a ser otro tema, pero mi impresión es que en las regiones donde la actividad económica depende en gran parte del turismo van a terminar flexibilizando esos requisitos. La geopolítica puede ser muy importante, pero la actividad económica cotidiana le gana en importancia por lejos.

Etiquetas:

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.