TikTok y la geopolítica de las plataformas

Si TikTok trae una novedad, esa es la de ser la primera amenaza realmente seria al oligopolio estadounidense en el mercado de los medios sociales. Google y Facebook, y en menor medida Twitter y Snapchat se han constituido en mediadores obligados del discurso de los usuarios en todo el mundo. Algunas de las plataformas de estas empresas, como los casos de WhatsApp, tienen una enorme importancia en el día a día de las poblaciones de países fuera de Estados Unidos. Por ello, que una aplicación china como TikTok haya logrado posicionarse de manera tan privilegiada y resistiera los intentos de neutralizarla -Facebook y los Reels de Instagram, por ejemplo- merece un análisis más detenido.

Desde el punto de vista de los usuarios seguramente TikTok aparece como otra plataforma más para publicar, en particular para el público más joven. Para los que están por encima de los 25 no aparece como una gran opción. Tampoco es un espacio que se destaque con su contenido sobre viajes, que suele reducirse sobre todo a paisajes espectaculares o deportes de riesgo. El espacio del turismo por ahora está concentrado sobre todo en YouTube e Instagram, pero en el caso de la llamada Generación Z el tema cambia. El ultimo año no ha sido el mejor tiempo para testear la relevancia de TikTok en el mercado de viajes, claro. Veremos si el retorno a cierta normalidad en el turismo le da espacio a la aplicación en posicionarse de manera definitiva en el segmento.

TikTok y la geopolítica

La emergencia de TikTok como amenaza geopolítica es bastante clara. El gobierno de Trump obligó a ByteDance, la propietaria china, a vender sus operaciones en Estados Unidos -aunque la victoria de Biden congeló por ahora que el tema avance. India también baneó las operaciones de TikTok como parte de su conflicto con China. La idea de fondo es que TikTok es una de las partes de un conflicto geopolítico mayor, que incluye la pelea por recursos naturales en todo el mundo e incluso una compleja relación financiera -China es uno de los mayores poseedores de bonos de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Si la principal novedad es geopolítica -quita a Estados Unidos el monopolio de las grandes plataformas de medios sociales- por otros lados hay una mezcla de cosas ya conocidas, pero implementadas de manera estratégicamente diferente. TikTok hace uso de las fórmulas de las empresas estadounidenses, en particular en cuanto al uso de los algoritmos. El contenido que los usuarios reciben en su cuenta de TikTok depende mucho de esa selección algorítmica, que aparece como una versión tuneada de lo que Facebook ofrece en Instagram. Uno de los cambios más notorios para los usuarios es que la aplicación no requiere seguir a nadie de manera explícita para recibir contenidos. Lo que obtenemos es una provisión ilimitada de videos cortos, de no más de 60 segundos, definidos como relevantes por el sistema de recomendaciones de TikTok.

Para los creadores, el método de recomendación de TikTok implica una presión permanente. Pueden tener una base importante de seguidores, pero los números masivos se obtienen al alcanzar un cierto grado de viralidad y superar los límites de nuestra audiencia. En TikTok la audiencia cautiva de redes como Instagram no es demasiado relevante.

TikTok no trae novedades en temas clave de los últimos años: no es más transparente ni menos agresiva en la obtención de datos de los usuarios. Se ha visto involucrada en casos de censura hacia publicaciones de activistas políticos, aunque en los últimos años la compañía ha buscado ser más transparente e incluso se ha establecido en Islas Cayman como sede global. Tampoco ofrece muchas nuevas respuestas a otras críticas hacia los medios sociales, como la difusión de desinformación, la promoción de estándares corporales no realistas, la moderación de contenidos o el acoso contra usuarios. Lo que la geopolítica separa la realidad de Internet termina unificando.

Hay un extenso y muy recomendable análisis del tema TikTok y geopolítica en Internet Policy Review. En la misma revista académica también hay otro interesante trabajo sobre las diferencias en la recopilación y uso de los datos de los usuarios por parte de empresas chinas cuando actúan dentro y fuera de su país. La foto que ilustra la entrada pertenece a Franck

2 Pensamientos

  1. La cásica, las aplicaciones por las que la gente puede comunicar y comunicarse entre ellos son las amenazas a la hegemonía del poder detentado por unos pocos.

    1. Si, pero es más una visión de la primera etapa de las redes sociales. Ahora, con la data vigilancia que existe, es complicado sostener esa representación contrahegemónica

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.