Estados Unidos, el turismo y las vacunas

Lo habrán visto en muchos medios: Estados Unidos terminó por exponer de manera pública que los turistas que lleguen al país podrán vacunarse. Por ejemplo, New York ofrecerá vacunas de Janssen, de una sola dosis, en ciertos atractivos turísticos de la ciudad, y Miami tiene en estudio hacer lo mismo. Ya hace meses que turistas viajan a Estados Unidos para vacunarse, pero lo hacían porque en algunos Estados no se solicitaba ninguna identificación de residencia. Ahora, simplemente, no habrá ningún requisito que esquivar.

Como planteaba en la última edición del newsletter de Blog de Viajes, la crisis de la pandemia comienza a revelar aspectos de la desigualdad global que son realmente preocupantes. Por ejemplo, que una parte de la población mundial, ya vacunada, pueda comenzar a moverse de manera global sin demasiados problemas, incluso para trasladarse a zonas donde aún la tasa de vacunación es muy baja -con los riesgos ya conocidos de contagio, que desde ya pueden afectar mucho más a quienes no están protegidos.

Pero esta puesta en público de la relación entre turismo y vacunas lleva este tema mucho más allá. Implica una oportunidad para una parte de la población que puede pagar los pasajes, en este momento bastante caros por la demanda, hasta Estados Unidos. Y plantea un problema sanitario: como se van a comportar al regreso y si van a mantener los cuidados, algo necesario debido a que buena parte de sus compatriotas aún espera la vacuna. O que se contagien al regreso, como sucedió hace poco con un caso muy conocido de un turista que regresó desde Miami y ocultó que era covid positivo.

En un mundo donde, al menos por el resto del año, las vacunas van a ser un bien escaso y muy buscadas por los países, ofrecerlas como atractivo turístico es una idea bastante cuestionable. Sobre todo cuando existen mecanismos de distribución global como Covax que no cumplieron con las entregas esperadas en los países más pobres.

Es cierto que esta situación es temporal. Es de esperar que para el año que viene la provisión de vacunas ya sea al menos suficiente para buena parte de la población mundial, y que no tengan mayor relevancia como razón para viajar -sobre todo para ese 20 a 25% que puede viajar de manera internacional. Digamos que hay una estrategia de usar las vacunas como otra razón para impulsar el arranque del turismo internacional en Estados Unidos luego de 15 meses con muy poco movimiento. Que es un poco lo que plantean en un medio en español en New York. Lo que no quita que, en este contexto, podrían darse usos más orientados a las urgencias de muchos otros países.

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.