Viajes y la nueva normalidad, otra vuelta

Allá por marzo del año pasado arrancaba la crisis del covid-19 y se conversaba sobre la «nueva normalidad». Una idea de que buena parte de las restricciones generadas por la pandemia habían llegado para quedarse por un buen tiempo. Una cantidad sustancial de esas restricciones afectaban y aún afectan al mercado de viajes.

Ahora estamos en la etapa en que un número aún demasiado acotado de naciones ha comenzado a vacunar a su población. Los buenos números, en particular por la reducción de internaciones y casos graves, crea expectativas de que finalmente nos encontramos no tan lejos de salir de la situación de pandemia. Y algunas naciones ya se están preparando para esto, con propuestas que van desde los pasaportes sanitarios a establecer la obligatoriedad de estar vacunados para acceder a su territorio.

Pero esta nota de Reuters vuelve a replantear la pregunta más popular de esta pandemia: ¿cuándo termina todo esto? ¿Las vacunas nos permitirán finalmente volver a una normalidad pre 2020? Y la nota trae algunos puntos que van a incomodar a quienes están esperando el regreso próximo de la normalidad que disfrutamos hasta antes de marzo del año pasado.

El principal problema son, claro, las variantes del covid-19 que se han identificado en países como Brasil y Sudáfrica. Variantes que por ahora tienen como principales problemas que pueden reinfectar a personas ya contagiadas por otras cepas, y curadas. Y que reducen la efectividad de algunas vacunas. Como estas variantes se han dado en un plazo menor al año, el gran temor es que el covid-19 termine como un virus endémico y alta circulación en muchas comunidades.

white airplane window
Photo by Janiere Fernandez on Pexels.com

Para el mercado de viajes esto puede significar que muchas de las restricciones y nuevas disposiciones han llegado para quedarse. Desde los controles previos a los vuelos -PCR, declaraciones juradas, etc-, durante -barbijos de manera permanente en vuelos, restricciones en las comidas, etc- hasta al regresar -nuevos controles, eventualmente aislamiento durante una o dos semanas en el caso de llegar desde un país con alta circulación de una nueva cepa.

Para el turismo global la normalidad pre 2020 era esencial para crear un mercado masivo. 2020 fue un desastre, y 2021 hasta ahora está resultando bastante peor de lo esperado. Las esperanzas de recuperación se han pasado para la segunda mitad del año, en particular en países que logren altas tasas de vacunación. La circulación de nuevas cepas puede afectar este esfuerzo, por lo que no puede descartarse nuevas restricciones internacionales puntuales a medida que se detecten variantes peligrosas. Esa incertidumbre es muy complicada para el turismo global, acostumbrado a altos grados de certeza. Hace inviable los viajes cortos, sobre todo de negocios, y complica severamente la organización familiar de viajes.

Mientras esas condiciones de incertidumbre persistan seguiremos con un mercado de viajes que facturará bien por debajo de 2019, y que irá retrasando cada tanto el año de salida de la crisis. Por ahora muchos confían que para 2024 lo peor ya habrá pasado y nos encontraremos en una normalidad bastante aproximada a la de 2019.

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.