Norwegian y el oscuro futuro de las low-cost de largo alcance

Hoy Norwegian anunció que abandonaba sus rutas más largas como parte de una reestructuración orientada a salvar a la compañía, que atraviesa desde ya hace un buen tiempo serios problemas financieros. La crisis desatada por la pandemia empeoró sensiblemente el panorama, pero Norwegian ya viene con dificultades desde hace rato. En tanto low-cost, su oferta distintiva eran los vuelos de larga distancia desde el aeropuerto de Gatwick, en Gran Bretaña, con rutas hacia Asia, América del Norte y Sudamérica.

En el caso de América del Sur, la compañía tenía vuelos desde Brasil y Argentina hacia Londres. Perder rutas internacionales no es ninguna buena noticia, pero está claro que en este caso el problema pasa por las finanzas de la empresa y no tanto por la rentabilidad de la ruta. Norwegian también voló un tiempo rutas de cabotaje en Argentina, pero dejaron el mercado a fines de 2019 tras vender las operaciones a Jetsmart.

Norwegian Argentina

Las aerolineas low-cost de larga distancia nunca habían terminado de demostrar un nivel de rentabilidad cercano al modelo original. Las compañías de bajo costo, a partir del ejemplo de Ryanair, tenían características bien claras: rutas cortas, mucho tiempo de vuelo y poco en tierra, y uso de aeropuertos secundarios para bajar los costos. Para la larga distancia prácticamente nada de eso se podía mantener, y además normalmente las aeronaves no tenían un uso tan eficiente.

Además de Norwegian aparecieron otras alternativas, como el caso de Level, propiedad de Iberia y British Airways. WOW, la aerolinea islandesa de bajo costo y largo alcance quebró a principios de 2019 y dejó un tendal de afectados. En todo caso, el tema no fue mucho más allá en el caso de América Latina, aunque en Asia hay algunos otros ejemplos de este tipo de aerolíneas. Y en el actual panorama del mercado aeronáutico bastante trabajo ya hay en mantener rutas tradicionalmente rentables como para correr nuevos riesgos.

Norwegian viene de reestructurar a fines del año pasado su deuda y de conseguir un rescate del gobierno noruego, pero la crítica situación de la aviación global obliga a tomar nuevas medidas. Y lo que han presentado ahora es un plan de operaciones que se concentra en las rutas mas rentables, que son las ubicadas en Europa. Norwegian pasa así a ser una aerolínea de bajo costo de formato más clásico, concentrada en vuelos más cortos y de uso más intensivo de la flota.

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.