Buzios y la incertidumbre en el mercado turístico

person standing on gray concrete floor

Apareció en muchos medios brasileños y argentinos en las últimas horas: la justicia brasileña dispuso el cierre del ingreso a Buzios por parte de turistas, y les dio 72 horas para salir de la ciudad. La razón es el fuerte incremento de los casos de covid-19 en un lugar que no cuenta con camas de terapia intensiva. Las que están disponibles son de terapia intermedia, no aptas para los casos más graves. Ante la posibilidad de un colapso sanitario un juez tomó la decisión de cerrar la ciudad, cancelar las reservas hoteleras y prohibir el acceso a las playas, además de limitar a restaurantes al delivery. La medida motivó protestas de pobladores locales, cuyos ingresos dependen de recuperar la afluencia de turistas, y está ahora en revisión en un tribunal superior. Hoy habría novedades sobre ese recurso judicial.

Para fin de año Buzios ya tenía casi un 90% de reservas hoteleras tomadas. Tras un año desastroso para el turismo en general, era una noticia muy positiva. Pero la dinámica actual del covid-19 sigue siendo la de mucha incertidumbre a corto plazo, y las restricciones a la movilidad aparecen aún como una posibilidad cierta. Buzios es un destino muy popular para los viajeros argentinos, e incluso muchos se han quedado a vivir allí. Así que si incluso la medida es levantada seguramente va a tener un impacto en la demanda en las próximas semanas, y desde ya en los ingresos que se produzcan en Buzios.

Cuando allá por mayo hablábamos sobre los desafíos que enfrentaría el turismo, el tema de la incertidumbre era claramente uno de los más relevantes. Con expectativas realistas sobre el tema vacunas, el actual panorama de potenciales restricciones a la movilidad y cierre de fronteras se puede extender a la mayor parte de 2021. No es la mejor noticia para un sector que generó muchos menos ingresos en 2020 y que ya está ahogado desde lo financiero. Pero es, desgraciadamente, un panorama factible: el crecimiento de la demanda turística se dará de manera muy progresiva por razones muy válidas desde lo sanitario.

Si el turismo pudo ser un segmento tan importante de la economía es porque en su mayor parte dependía de regulaciones muy claras en cuanto a permisos para ingresar a otros lugares y viajar por todo el mundo. Esas condiciones ya no existen, y no parece que vayan a volver enteramente durante 2021. Hablamos, entonces, de un mercado que será más pequeño durante un buen tiempo; y un buen número de empresas del sector, como las aerolíneas, no esperar recuperar la demanda de 2019 hasta 2023 o 2024.

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.