Voz

Redes sociales de audio: un camino poco exitoso

Allá por 2017 analizaba el recorrido de Anchor, que arrancó una red social de audios efímeros -un Snapchat del audio, para resumir- y fue mutando hacia un espacio de podcasts. La primera versión de Anchor era muy interesante, pero claramente la popularidad les llegó cuando pasaron al podcast, un formato mucho más establecido. A partir de allí varias propuestas buscaron ocupar ese espacio de «red social de audio», como Audlist o Riffr. ¿Habían leído alguna vez sobre esas redes sociales? Lo más probable es que no. Y es que, efectivamente, no se trata de espacios especialmente populares.

Cambiar de referente

Parece bastante evidente que la opción de crear audio efímeros, que duren 24 horas, o micropodcasts, no es el mejor camino para construir una comunidad basada en el audio. Y es que a mucha gente el formato les hace recordar los audios de los mensajeros tipo WhatsApp, que debe una de las cosas más odiadas de Internet.

¿Entonces? La solución puede ser cambiar de referente. En lugar de querer tener el equivalente a la Historia en audio, tal vez debamos buscar en espacios como Zoom. Que es lo que hace Clubhouse, una red social social de canales de audio que es casi como un Zoom de audio, y que por ahora sólo está disponible como beta por invitación para iOS. Clubhouse ya tuvo muy hype en la prensa especializada, y aparece como un modelo muy prometedor. A tal punto que Twitter ha comenzado a testear su propia propuesta de canales de audio.

Twitter ya había testeado la posibilidad de publicar mensajes de audio como tweets, pero no podemos decir que la propuesta haya sido muy exitosa. La gran mayoría de los usuarios jamás recibió esa funcionalidad, que se limitó sobre todo a iOS, y muchos opinaron que no pensaban escuchar ninguno de esos audios. No ayudaba mucho que la interfaz para mostrar los audios no fuera muy atractiva. Ahora simplemente parece que Twitter ha optado por no seguir desarrollando ese camino e ir por el lado de los canales de audio, que parece bastante más atractivo visto la repercusión de Clubhouse.

Otro camino es que el que está explorando Journify, que es básicamente un diario creado a partir de notas de voz que se transcriben de manera automática -aunque por ahora sólo en inglés. La propuesta va más por el lado de la productividad y el llevar un diario de audios, pero además podemos enviarlos a mensajeros o redes sociales. De esa manera, más que una red social, Journify se propone como un espacio de manejo y archivo de los audios, tanto con fines privados -journal, productividad, notas de voz- como públicos.

La foto que abre la entrada fue tomada por Oleg Laptev

Entradas relacionadas

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: