Europa: demanda y agendas de la salud pública

Aeropuerto vacio

En la edición de ayer del newsletter (al que se pueden suscribir aquí) nos ocupamos del arranque del turismo europeo tras la reapertura de las fronteras a solo 13 naciones. Los resultados son bastante claros: a pesar de que la demanda interna europea suele ser muy alta, no alcanza para sostener a la oferta instalada para el sector turismo. Para peor, en la última semana los números han comenzado a desmejorar, como cuentan en La Vanguardia. Entre el crecimiento de casos de covid-19 en España, los amagues de cierre de fronteras de Francia y el temor de los turistas europeos, que prefieren mantenerse en sus países, los números de esta temporada de verano en el Norte ya no parece que vayan a mejorar.

La decisión de la Unión Europea de abrir sus fronteras a solo 13 países está determinada por la necesidad de manejar el problema de los contagios de covid-19. Se podía esperar que a partir de allí los números comenzarían a mejorar lentamente. Pero en la última semana la demanda interna por parte de los turistas ha comenzado a caer, y las reservas de hoteles y de vuelos están descendiendo de los niveles ya muy bajos de semanas atrás.

Desde la industria turística han comenzado a buscarle la vuelta. Desde aerolíneas como United, American, Lufthansa, British Airways e Iberia han enviado una carta a las autoridades estadounidenses y europeas para consensuar medidas de seguridad que permitan la reapertura de los vuelos. La idea es desde ya buscar formas que eviten la imposición de cuarentenas u otras medidas que desalentarían casi por completo la demanda de viajes. Para ello se deberían implementar desde protocolos de seguridad en aeropuertos, posiblemente con tests y declaraciones juradas, y en aviones, con el uso de barbijos, la menor movilidad posible dentro de la cabina y limpieza a fondo de los aviones.

Con los números actuales de Estados Unidos en cuanto a contagios es bastante difícil que la iniciativa prospere en estas semanas -y a eso se le puede sumar el deterioro del panorama europeo. Pero con los grandes mercados emisivos cerrados, el sector turístico europeo enfrenta las mismas perspectivas que el resto del mundo. En tanto la región del mundo con mayor cantidad de turistas, la relevancia del sector turístico en Europa no tiene equivalencia en otros lugares. La oferta instalada es, al menos en el mediano plazo, excesiva para la demanda posible de viajes. La reapertura parcial despertó muchas expectativas, pero por ahora los resultados no acompañan.

Sobre América Latina en general no podemos decir mucho. Los números de contagios no están mejorando, precisamente.

El gran temor de la industria turística es transformarse en un sector de menor importancia económica. O sea, que va a facturar menor, va a generar menos empleos y va a tener que transformarse para seguir una demanda de viajes menor y diferente. Una perspectiva de ese tipo va a terminar de hacer llegar su impacto a toda la cadena del turismo, y no sólo al sector vinculado con las ventas. Educación, estructuras oficiales dedicadas al sector, creación de contenidos, por sólo citar a algunas.

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: