Viajes y la nueva normalidad (+ podcast)

Graffiti & Street Art Walking Tour Brooklyn

Viajes y la nueva normalidad (+ podcast)
Blog de Viajes Storytravelling

 
 
00:00 / 10:27
 
1X

La «nueva normalidad»: seguro escucharon esto muchas veces. En las charlas en la casa, en las videoconferencias, en los medios. Sintetiza una idea básica: un lento regreso hacia formas más cercanas a la vieja normalidad como estrategia de salida de la cuarentena. Expresa que nuestra nueva normalidad va a estar cruzada por la distancia social, el uso de barbijos, la ausencia de grandes reuniones, la limitación de la movilidad a lo estrictamente necesario, y a la realización de exámenes de control a medida que se normalice la presencia masiva de pruebas para el Covid-19.

La incierta oferta

La mayor disrupción del mercado de viajes en las últimas semanas se debió a la restricción de la oferta turística para lograr contener los contagios. Cuanto tiempo duren esas restricciones es la gran pregunta. Los países irán tomando decisiones de acuerdo a su situación y política sanitaria frente a la pandemia, por lo que al menos durante un buen tiempo vamos a tener diferencias en cuanto a apertura, rutas autorizadas y políticas de recepción de los visitantes. No hay que olvidar que, salvo en China, en el resto de los países los contagios arrancaron a partir de viajeros contagiados de covid-19.

Para sumar algo más de incertidumbre, tenemos la posibilidad de que haya ciudades o países que reinstalen medidas de cuarentena si los contagios crecen rápidamente de nuevo. Por todas estas situaciones parece bastante evidente que al menos en el corto plazo los turistas optarán por quedarse en destinos relativamente cercanos a sus hogares, como para poder volver rápidamente si hay que cambiar los planes.

Cambios desde el arranque del viaje

En el caso del turismo, ya sabemos que la distancia social va a cambiar el viaje desde el comienzo. Aeropuertos, estaciones de micros y trenes van a estar regidos por la necesidad de distancia y del máximo acotado de personas en baños y áreas cerradas. Tendremos que pasar por controles, por cámaras de desinfección, por tomas de temperatura y eventualmente por pruebas rápidas de Covid-19. Se buscará reducir todo lo posible la interacción entre pasajeros y empleados. El check-in electrónico, hoy muy común, ya pasará a ser la norma, y no sólo para aeropuertos.

Algo que ya se ve hace tiempo en aeropuertos de Europa y Asia, los sistemas automáticos de recepción de equipaje, también se harán cada vez más comunes. El mismo pasajero se ocupará de pegar la etiqueta de reconocimiento a su equipaje antes de despachar sus cosas.

Hace algunos días la International Air Transport Association (IATA) dio a conocer un documento con su hoja de ruta para la normalización del transporte aéreo. Tomamos algunos elementos de allí, aunque de algunos temas ya hablamos antes en el blog. Por ejemplo, la del certificado en pasaportes para persona «inmunizadas» al covid-19 por tener anticuerpos tras contraer la infección y sanarse. Algo que por ahora no está respaldado por la investigación científica.

El abordaje a los vuelos también deberá ser reordenado. Las filas deberán guardar más distancia, aunque es muy probable que esto se resuelva con un sistema de abordaje donde la orden de abordaje es enviada a una aplicación del celular. En el caso de los aviones que deban ser abordados vía micros, y no por manga, el proceso será más lento porque se podrán llevar menos pasajeros por viaje. Desde ya, free shops y locales comerciales de los aeropuertos tendrán limitada su capacidad de recibir clientes por la distancia social.

Si teníamos que llegar al aeropuerto dos a tres horas antes, prepárense para adelantar un poco más la salida de casa.

En cuanto al avión en sí, sabemos que el proceso de limpieza antes de ser abordado por los pasajeros deberá ser mucho más a fondo que los actuales. Algo que va a complicar a las aerolíneas de bajo costo, que normalmente llegaban y salían rápidamente. También es de esperar menos contacto entre la tripulación y los pasajeros. Allí vamos a tener cambios, por ejemplo, en el tema del servicio de comida. Lo más probable es que todo venga empaquetado para acelerar la entrega. En cuanto a la distancia social entre los pasajeros ya dentro de la aeronave, todavía no hay mucho acuerdo. Bloquear el asiento del medio, por ejemplo, o dejar filas sin ocupar tendría un impacto sustancial en el costo de los pasajes y de la recaudación de las aerolíneas, así que lo más probable es que las compañías se resistan a tales limitaciones.

Por cierto, la mayor duda es cuando vuelven los vuelos internacionales a la mayor parte de los países.

En viaje

En las ciudades o lugares que visitemos podemos esperar las mismas reglas de distancia social que operan en nuestros lugares de residencia. Las dudas pasan por saber cómo se abrirán las fronteras; si habrá países considerados «de riesgo» y con rutas limitadas; y si se exigirá cuarentena a ciertos grupos de visitantes o a todos ellos. El tema de las cuarentenas, de ser aplicado aunque sea parcialmente, es un problema serio para el mercado de viajes. Y creo que no está siendo considerado en absoluto por muchas personas. No creo que pueda ser un escenario a ser descartado, al menos a corto plazo, como parte de la «nueva normalidad».

Los hoteles y casas / departamentos de alquiler temporario tendrán que pasar por procesos de limpieza mucho más estricto, lo que implicará que deberán dejar pasar más tiempo entre cada huésped. En el caso de las temporadas altas puede significar una caída significativa en la oferta y en un aumento de los precios. También habrá cambios en todo lo que tenga que ver con el contacto entre pasajeros y empleados. Para los hoteles esto significa desde checkins realizados en una terminal automática hasta dejar el desayuno en la puerta de las habitaciones en un paquete cerrado.

Un gran tema son los hostels y las formas de alojamiento compartido. Es bastante complicado analizar cómo podrán operar en el corto plazo, debido a que múltiples elementos allí se comparten; desde habitaciones y baños hasta platos y elementos de cocina. También habrá que ver como continúan plataformas como Couchsurfing, donde el alojamiento es gratuito y donde habrá que ver que tipo de iniciativa se puede crear para garantizar mayor seguridad. En ambos casos, hostels y Couchsurfing, es un golpe bastante importante a formas más económicas de viajar.

3 thoughts on “Viajes y la nueva normalidad (+ podcast)


  1. Me imagino que vamos a tener que salir una o dos horas antes de casa y pasar por varios procesos antes de embarcar. Lo mismo al llegar a destino, que seguro vamos a tener más demoras para higienizar equipaje, pasar por controles, migraciones si es un vuelo internacional…
    Lo mismo eso de tener gente que no vuela en los aeropuertos. Esas costumbres se van a tener que dejar de lado.
    Como dijiste, ésa será la nueva normalidad.

  2. El podcast está de lujo. Coincido contigo en muchos puntos. Los países tienen la última decisión. España, por ejemplo, no permitirá la entrada o salida de viajeros hasta octubre (extraoficialmente). Sin embargo, Grecia, por ejemplo, anunció que en julio ya abrirá las puertas para turistas, en especial hacia las islas griegas.

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: