¿Cómo va a cambiar el viaje en avión? (+podcast)

Los atentados del 9/11 en New York trajeron consigo una serie de cambios perdurables en el manejo de la seguridad en el sector aéreo. Más controles en los aeropuertos; prohibición de llevar liquidos a bordo excepto pequeñas cantidades; nada de objetos punzantes; entre otras medidas. La actual crisis sanitaria seguramente va a dejar una serie de cambios a largo plazo, más allá de cómo evolucione la situación actual.

Desde ya, cómo se recupere la demanda de pasajes en realidad dependerá de varios factores. Desde la oferta, en tanto los gobiernos vayan abriendo de nuevo las rutas internacionales y las aerolíneas estén en condiciones de volarlas rápidamente. Y de las regulaciones ligadas al viaje internacional, como la implantación o no de categorías como «países de riesgo» o el requerimiento de cuarentena al viajar a determinados destinos.

Aeropuertos, más controles

Los aeropuertos serán el primer punto de cambio. Hay dos temas centrales: la distancia social y los controles de salud.

En el primer caso habrá que repensar el uso del espacio de los aeropuertos porque hoy las filas deberán tener mayor separación entre pasajeros. Algo que se extiende desde el checkin hasta migraciones y aduanas. Habrá que repensar el ordenamiento, y seguramente limitar el acceso de personas que no sean los pasajeros. También habrá que establece límites más estrictos en la cantidad de personas en el duty free y establecimientos gastronómicos en los aeropuertos, lo que va a afectar su rentabilidad.

En el caso de los controles de salud en los aeropuertos, vamos a tener que comenzar a acostumbrarnos a la toma de temperatura, a las cámaras térmicas y muy probablemente a los tests rápidos por covid-19. Esto último va a depender primero de su confiabilidad -que por ahora parece bastante baja- y de los costos y disponibilidad. En todos momentos ni remotamente alcanza para todos los aeropuertos.

En todo caso, si a las medidas de seguridad implementadas ya desde hace varios años le sumamos los nuevos requerimientos de salud pública es muy probable que debamos llegar al aeropuerto con más antelación que la actual. Si dos a tres horas para los vuelos internacionales les parecía mucho esperen a ver que se viene.

Aeronaves, los problemas de la distancia social

En el caso de los aviones, el gran tema será la distancia social. El principal tema es la ocupación del espacio. Hasta ahora el modelo de rentabilidad de las aerolíneas consistía en llenar todo lo posible los aviones mientras los asientos se reducían y la distancia entre los pasajeros se reducía al minimo. Este modelo que entra en crisis con el Covid-19. ¿Los obligarán a vender menos asientos? ¿Dejar libre, por ejemplo, el asiento del medio o algunas filas?

Si se venden menos tickets, apenas se recupere un poco la demanda, el costo por pasaje será bastante más caro que en la actualidad. Va a ser un tema bastante conflictivo, sobre todo en el caso de las aerolíneas de bajo costo, que necesitan llenar todo el avión sí o sí para que su modelo de negocios tenga sentido.

Otros cambios a esperar en los aviones es una disminución del contacto de tripulación y pasajeros; obligación de usar tapabocas; limpieza a fondo de cada avión antes de despegar -parece un tema menor, pero el modelo de las aerolíneas de bajo costo era aterrizar y despegar lo más rápido posible, y este tema va a complicar su rentabilidad y operatividad.