La experiencia y el marco: las tensiones del turismo

A la hora de mostrar visualmente las experiencias de viaje, uno de los puntos tradicionales del turista es buscar la manera de exhibir su presencia en un lugar como única y significativa. Normalmente eso tiene una presentación bastante obvia: aparecer como los únicos sujetos de la imagen, como el caso de la imagen que se encuentra debajo.

La imagen está tomada en Trolltunga, en Noruega. Se trata de un lugar que no sólo es espectacular desde el punto de vista visual. También es bastante difícil acceder. Hay que caminar 28 kilómetros con un ascenso de unos 800 metros, un recorrido que puede tomar de 10 a 12 horas de acuerdo al estado físico del viajero. Eso, en principio, nos diría que se trata de un lugar bastante alejado de las rutas tradicionales del turismo.

Pero no. En algunos años Trolltunga pasó de 800 visitantes al año a casi 100.000. Sí, cien mil. Y a la hora de tomarse la foto, este puede ser el panorama.

Filas en Trolltunga, por Alexandra Wallace https://changyate.wordpress.com/2015/08/05/trolltunga-trolls-tongue-odda-norway/p1280719/

El viaje y el marco

La posibilidad de mostrar esa representación buscada, la experiencia individual con la naturaleza, depende de la posibilidad de controlar el marco de la situación. En este caso, como vamos a encuadrar la imagen para mostrar sólo lo que encaja con nuestra narrativa del viaje como algo personal y significativo. No estamos hablando de engaños. Estamos refiriéndonos a las maneras socialmente difundidas que dan sentido al viaje y como se las puede enmarcar en una imagen.

Que se trata de formas socialmente aceptadas sobre los significados del viaje es bastante fácil de demostrar con la foto anterior. Como pueden ver, todos colaboran con dejar la parte superior de la formación para garantizar que cada uno pueda tomar su foto en soledad. Es algo que ni siquiera hay que explicar, en tanto todos sabemos que experiencia fue a buscar cada uno. Seguramente también hay un tema de seguridad, pero vi muchas fotos en Instagram de grupos en Trolltunga, así que en teoría podrían ser varios los que pueden estar de pie o sentados junto al borde.

La emergencia y popularidad de este tipo de imágenes icónicas de viaje está muy relacionada, claro, con la popularidad de Instagram. Es una imagen espectacular para compartir. Eso, digamos, es la novedad de la última década. Lo de salir solos en la foto es algo bastante viejo. Casi tan viejo, diríamos, como la relación entre fotografía personal y turismo. Esperar a que otros turistas salgan del cuadro para tomar tus imágenes es toda una tradición, como ya saben. Hoy es importante para compartir esa imagen, y antes lo era para tener un álbum de fotos interesante.

El marco de la experiencia confirma una de las narrativas más tradicionales del viaje: que es valioso en tanto muestre lo individual y especial de la situación. ¿Puede sobrevivir esta representación del viaje bajo el peso de la hiperturistificación de los destinos más populares? En tanto podamos controlar el marco de la representación se podrá conservar esa representación. Pero donde el turismo y la cantidad de visitantes ya hace imposible o casi imposible esa imagen lo especial pasará por otro lado. Por ejemplo, por conocer ese lugar que tanto esperamos visitar. Algunos lo pondrán dentro de la narrativa de «cumplir tus sueños», otros lo harán parte de sus experiencias significativas con el mundo.

Sobre el tema Trolltunga pueden ver además una columna de opinión de Monica Buchanan Pitrelli en CNBC (en inglés).

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.