Con Brasil en la playa - With Brazil at the beach

En las últimas semanas, varias de las entradas de este blog acerca de destinos en Brasil han recibido la misma pregunta por parte de varios lectores: ¿qué me conviene llevar a Brasil? ¿Dólares, reales o pesos? El problema de esa pregunta es que ni siquiera un economista profesional les puede responder esa pregunta, al menos desde el punto de vista de la evolución de la paridad cambiaria. La inestabilidad económica de los últimos impide hacer pronósticos con cierta fiabilidad. ¿O alguien leyó alguna nota que predijera que el dólar en Brasil pasaría de 1,50 a casi 2,50 reales en pocos días? Al momento de escribir esta entrada, el dólar cotiza a 2,15 reales en Brasil.

Pero sí se puede responder con cierto sentido común de viajero. Si van a ir a playas donde hay poca población, les recomendaría énfaticamente llevar reales, al menos una parte del presupuesto. No hay muchos lugares donde te acepten dólares, y el cambio suele ser bastante malo -o sea, varios centavos por debajo de la cotización que pueden encontrar en los diarios. Ahora, si van a ir a playas con mucha población, allí puede conseguirse cambio a dólares a valores más razonables, y ese caso tener dólares no es algo tan molesto. Y entre pesos y dólares, siempre es mejor llevar estos últimos.

De todos modos, siempre es bueno tener una cierta cantidad de reales para no tener problemas al momento de llegar. Si van a viajar por avión, recuerden que en los aeropuertos las casas de cambio se destacan por pagar bastante mal, y se aprovechan muchas veces del desconocimiento de los viajeros sobre la paridad entre monedas. Al menos en Buenos Aires, es bastante sencillo comprar pequeñas cantidades de reales en casas de cambio del centro, y supongo que no debe hacer mayores problemas en cualquier gran ciudad.

Y por último, siempre se puede sacar dinero de los cajeros automáticos, lo cual es una medida interesante para evitar tener que cargar con todo el efectivo, algo que ya saben puede ser bastante peligroso. Con las redes bancarias más extendidas no hay mayores problemas de obtener dinero en Brasil, y lo comprobé en mi último viaje. Allí, pude sacar dinero en cualquier lado, sea Florianópolis, Curitiba o Rio de Janeiro. Ojo: si van a playas con poca población, es más que probable que no haya cajeros cerca, y deban contar con efectivo y tarjeta de crédito para los gastos.

Eso sí: en el caso de que vayan a usar cajeros automáticos, primero llamen a su banco para averiguar las comisiones que les cobran por extraer dinero en el exterior, así evitan sorpresas. Idéntica medida les recomiendo con el caso del celular y el roaming; usar el mismo teléfono que tienen en su país es muy útil, pero úeden terminar con una cuenta bastante abultada. Chequeen con su compañía antes de comenzar a hacer llamadas a lo loco o mandar mensajes de texto a todos lados.

Anuncios