Los hoteles cápsula son uno de los productos japoneses que más han llamado la atención, al menos en el mercado del turismo. Pensados originalmente para trabajadores que perdían los últimos servicios de los transportes urbanos, luego se extendieron hacia los viajeros de menor presupuesto e incluso personas que no podían pagar los altos alquileres que se cobran en las ciudades japonesas. Pero ahora el concepto ha llegado hasta los viajeros internacionales, porque la compañía japonesa Nine Hours abrió el primer hotel cápsula en el el aeropuerto internacional de Narita, en Tokio.