Ya hemos hablado en este blog sobre los modelos que comprenden el viaje a partir de 5 etapas: soñar con un destino; investigar; reservar; experimentar; y compartir. Para al menos cuatro de ellos, los sistemas de promoción de destinos tienen el tema bastante encaminado. Pero con uno de ellos todavía tienen sus problemas.

Evernote Clearly y la función resaltador

Uso Evernote desde hace varios años para guardar notas. Básicamente, mi uso es como tener un Wiki privado, donde voy creando espacios en donde almaceno diferentes tipos de datos poco estructurados, que van desde noticias hasta los listados de alumnos de la universidad, notas de los parciales, y cualquier tipo de lista -por ejemplo, cosas a hacer en un viaje. También es una aplicación que uso para guardar ideas -por ejemplo, de futuras entradas para este blog- y para escribir las primeras versiones de algunos textos.

Pero en las últimas semanas comencé a usar Evernote con otros fines, más orientados a gestionar notas y noticias acerca de los temas sobre los cuales tengo que escribir en el blog y en los medios / sitios donde colaboro. En particular, mis usos permiten que, a pesar de ser un servicio Web que utilizo todos los días, nunca supere los límites de la versión gratuita -salvo que tenga la necesidad de compartir libretas con un tercero, no parece existir mucha necesidad de hacer un upgrade a la versión paga.

Instagram, hora de mayor apertura

Una de las razones de la popularidad de Twitter, allá por 2007, fue la posibilidad de poder usar como una red de mensajes cortos desde múltiples aplicaciones y dispositivos. No estamos obligados a usar la página Web de Twitter o las versiones oficiales para los dispositivos móviles; más bien, tenemos una enorme cantidad de opciones disponibles. Esa posibilidad, desarrollada a partir de una API pública y documentada, luego fue imitada por otras empresas, en particular por las posibilidades que brindaba con respecto a los teléfonos y la fragmentación de sus sistemas operativos.

Pero esa posibilidad de publicar desde múltiples aplicaciones y dispositivos no fue copiada por una de las estrellas emergentes del mercado de las aplicaciones para móviles: Instagram

Square

En este blog hemos publicado un buen número de entradas dedicadas a pensar un punto muy importante de la relación entre empresas de tecnología y mercado de viajes: la relevancia de la intermediación (enlaces al final de la entrada). Esto es, cuando alguna de las grandes compañías del mercado de la tecnología e Internet -en particular, Google, Apple y Facebook- se transforman, o buscan transformarse, en partes fundamentales del proceso de negocios de las empresas del mercado de viajes, por un lado; y por otro, en parte de los mecanismos de búsqueda y acceso de la información por parte de los usuarios, por otro.

The new face of computing?

Uno de los puntos que se da por sentada en el mercado de los viajes y la tecnología es que los viajeros cada vez usan más sus dispositivos móviles para planificar sus viajes, investigar y orientarse en las ciudades que visitan. Si bien el alto costo del roaming es un serio problema para el avance de este tipo de usos del móvil, hay otros puntos que por ahora no han sido demasiado abordados. Uno de ellos es analizar el tipo de datos que buscan los viajeros, un punto más que interesante para las empresas, que pueden comenzar a planificar mejor que tipo de contenidos ofrecer la versión para dispositivos móviles de sus sitios.

Los rayos y el camino

Durante 2010, el mercado de redes sociales basadas en la geolocalización se tornó muy competitivo. Estaban las dos redes más conocidas de ese sector, como Foursquare y Gowalla, y además entraban de manera muy agresiva Facebook y Google. Un año después, el panorama es totalmente diferente. Facebook eliminó Facebook Places porque nunca logró mucha popularidad entre sus usuarios. Google no logró que Google Places ni Latitude tuvieran mucha importancia, incluso cuando Places aparecía en la parte superior de muchas búsquedas -hoteles, por ejemplo. Y Gowalla dejará de existir en pocas semanas, tras ser comprada por Facebook para quedarse con su equipo de desarrolladores.

Las montañas alrededor de Mendoza, por Jorge Gobbi

El año pasado, cuando escribía la primera entrada sobre el balance 2010, señalaba:

«Dos de las más grandes empresas de la Red, como Google y Facebook, quieren convertirse en el corto plazo en los grandes intermediarios del mercado de búsquedas y acceso de los usuarios»

Durante 2011, y si nos concentramos en el mercado de viajes, es evidente que el más agresivo de los intermediarios fue Google. Lanzós dos buscadores verticales, Flight Search y Hotel Finder, justo para los dos mercados que mejores comisiones dejan. Y lo ha venido promoviendo de manera muy agresiva, al hacerlos aparecer en la parte superior de las páginas de búsqueda, en la parte de publicidad. Una política que le deja muy poco margen a los metabuscadores y alienta a las agencias online y aerolíneas a comprar publicidad en Adwords si no se quieren quedar relegados en el mercado. Dicho de nuevo: Google se ha tomado bien en serio lo de transformarse en el intermediario del mercado de viajes.