Vine

¿Vale la pena apostar por Vine en el mercado turístico? Con su salida para Android (antes estaba sólo disponible para iOS) el servicio de videos de Twitter ahora comenzó a ganar usuarios. La gran pregunta es si es un vehículo interesante para promover destinos y servicios turísticos.

Para quienes no lo conocen, Vine es una plataforma de publicación de videos que duran 6 segundos, y se repiten como un loop, a la manera de los GIFs animados tan populares en Tumblr. Uno de los sus puntos interesantes es la manera de filmar: simplemente debemos apoyar el dedo en la pantalla y filma. Eso permite grabar fragmentos muy cortos de video, que se combinan de manera automática al llegar a los 6 segundos. Propiedad de Twitter, fue lanzada hace algunos meses, primero únicamente para iPhone / iPad / iPod Touch, pero ahora también ya está para Android. Por ahora una de las mayores contras de Vine es su inestabilidad -no es raro que se cierre sin aviso- y su dependencia de la conexión a Internet; si no tenemos acceso para subir el video de inmediato, es posible que luego no esté disponible para cargarlo. Otro tema: no permite importar videos de otras fuentes; o lo grabamos con Vine, o nada. En ese sentido hace recordar más a Hipstamatic y Oggl que a Instagram.

En las últimas semanas aparecieron algunas notas en blogs que analizan el tema. En tanto Vine es una plataforma que Twitter busca impulsar entre las marcas, tienen sentido una serie de usos. Sólo listamos algunas posibilidades:

* para posicionar marca, ya sea de empresa o destino, con avisos cortos
* mostrar propiedades, como hoteles, o sitios específicos, como playas
* permitir que los potenciales visitantes al destino puedan seguir todos los días determinados temas del destino: fiestas, espectáculos, el tiempo, el aspecto de los lugares, etc.
* para vincular videos con otros perfiles en redes sociales a través de hashtags específicos. Por ejemplo, con Twitter, Instagram, Pinterest, Tumblr y, desde hace pocos días, Facebook.

Castillo de Buda, Budapest

«Facilitada por un almacenamiento sencillo y barato, formatos estandarizados de base de datos y maduración de la infraestructura de interconexión de la información, la eficiencia con que hoy es posible movilizar la información no tiene precedente. Posee escaso sentido que la información se ubique en un punto fijo. Ni atada ni limitada por su ubicación geográfica, la información recolectada en un sitio puede transmitirse fluidamente a otro, ya sea registro por registro o en masa. La movilidad de la información, sin embargo, no está en función del hardware y software de red, sino también del entusiasta incremento en la adopción y uso de redes por actores sociales e institucionales. A menos que optemos por no hacer contactos -para participar socialmente en una forma u otra-, el oscurecimiento no puede alcanzarse por reubicación. La información en formato electrónico digital no sólo se esparce en múltiples puntos, sino que también es accesible desde múltiples puntos. La red de información resulta completa, científica y precisa; los datos de quiénes somos y qué hemos hecho nos siguen a todas partes, y a veces incluso nos preceden» (Nissembaum, 2010:55).

En los últimos años, una de las tendencias más obvias que se ha dado en la Web es la consolidación de las redes sociales y servicios que buscan obtener de los usuarios una serie creciente de datos. Esos datos luego son usados para personalizar la experiencia de uso, pero fundamentalmente tienen importancia a la hora del marketing.

Flipboard y las revistas con contenido propio

(Viene de Flipboard y las posibilidades de las revistas personalizadas)

Algunos días atrás contamos en este blog sobre las funcionalidades más recientes de Flipboard, un lector social de noticias y artículos para dispositivos móviles, y que ahora permite crear revistas personalizadas y curar / seleccionar contenidos. La creación de revistas permitía, en primera instancia, ver las posibilidades de armar de manera muy sencilla selecciones de contenidos con una interfaz gráfica muy atractiva, lo que permite a muchos usuarios filtrar artículos y crear agendas temáticas.

Plaza San Martín, Buenos Aires, Argentina

Algunos días atrás hablamos en este blog sobre los problemas de las empresas ligadas a las guías de viaje a la hora de obtener ingresos por la venta de contenidos. Uno de los problemas más importantes es que los viajeros están demandando otro tipo de información a las guías de viaje, con datos geolocalizados y ajustados al contexto. Una tarea que, claro, cumple mejor una aplicación para dispositivos móviles.

Tecnologia y viajes en La Nación

El diario La Nación de hoy le dedica una nota a como la tecnología ayuda a los viajeros a planificar sus viajes, investigar y mantener el contacto con sus amigos y familiares. En la nota hay algunas citas tomadas de la entrevista que me realizó Guillermo Tomoyose.

Una de las citas:

«Lo que cambiaron fueron las plataformas, en la forma de contar las historias. No pondría tanto énfasis en la tecnología o los dispositivos en sí (…) Antes se utilizaban las recomendaciones boca a boca, un mecanismo que encaja a la perfección en sitios como Facebook y Twitter. También ocurre con plataformas de fotografía como Flickr o Instagram, que aprovechan el recurso visual y la posibilidad de la publicación en tiempo real. Los recuerdos y las experiencias de un viaje ya no se cuentan al regreso, sino mientras se viaja, lo que genera más empatía con otras personas»

Allá por noviembre del año pasado, señalábamos que uno de los problemas de Instagram se daba en la difusión de las fotos dentro de la comunidad, y la dificultad para conseguir crecer en seguidores. Ese punto, bien resuelto por Tumblr mediante los reblogs, en Instagram no tiene por ahora vuelta alguna. A tal punto que, básicamente, la única posibilidad cierta de crecer en número de seguidores en esa Red es aparecer en la lista de recomendados. Por ahora, los cambios que está llevando a cabo Instagram más bien se concentran en dos direcciones: mejorar el acceso Web -desde hace algunos días ya podemos ver el timeline completo desde nuestra PC- y en la integración con Facebook. Pero no hubo cambios en el uso de la aplicación para móviles, y por ahora toda la interacción con nuestros contactos en la comunidad se limitan a los likes y los comentarios. Pero ellos no pueden ayudarnos a difundir nuestro contenido, y nosotros tampoco podemos hacerlo con ellos.

gante

No extraña entonces que quienes quieran hoy competir con Instagram busquen sumar la posibilidad de republicar contenido de terceros en nuestra cuenta como una forma de diferenciarse. Llevar, para hacer simple el tema, el modelo Tumblr a las redes de fotografía para dispositivos móviles. Revisemos tres alternativas a Instagram que buscan innovar el modelo con republicaciones y álbumes colaborativos. Por cierto, todas estas redes permiten enviar fotos a Facebook y Twitter. Y se trata de aplicaciones gratuitas.

Hace más de un año escribí una entrada sobre aplicaciones para tomar y editar fotos en iPhone / iPad, y que aún tiene una serie de recomendaciones muy válidas a la hora de editar imágenes. Pero un año en el mercado de dispositivos móviles es mucho tiempo, y algunas cosas han cambiado. Así que esta entrada está concentrada en las cinco novedades más interesantes que sumé en los últimos 12 meses, dirigidas a aplicaciones que uso mucho para editar fotos para publicar, en particular, en mi cuenta de Instagram.