Interesante, aunque un tanto sesgada, nota en The Guardian sobre usuarios que han transformado a Instagram y las fotos que publican en sus cuentas en un medio de vida. Básicamente, se trata de usuarios con muchos seguidores -de cien mil a 1,2 millones- y que publican fotos muy buenas, y que pasan a participar de campañas de marketing de destinos.

En junio de este año, publicaba en este blog:

«Facebook lleva ya dos años con una política de implementar una serie de algoritmos que, en teoría, muestran a los usuarios las entradas que realmente le interesan. Pero en la práctica eso se ha traducido en que las publicaciones de las páginas cada vez se leen menos, algo que se puede solucionar si se compra publicidad. Para Facebook es la hora de monetizar el tráfico».

Ayer, Facebook comunicó que a partir de enero, las publicaciones que se consideraran como «demasiado promocionales» se mostrarían aún menos en los muros de los usuarios. Justamente, son esos mismos usuarios los que ayudan al hacer esa clasificación, en tanto pueden marcar una publicación para no verla y además justificar esa decisión. Si tenemos en cuenta que el alcance orgánico de las publicaciones en las páginas de Facebook ya estaba en porcentajes que van del 1,5 al 3%, no hay que ser muy perspicaz que para muchos de los que publican en Facebook el camino los lleva directo al cero.

Una iniciativa interesante para promocionar playas: a partir de usar la tecnología de 360 grados que Google usa para Street View, el estado de Florida te permite recorrer algo más de 1300 kilómetros de playas. Además del menú para acceder a las distintas playas, se las puede seleccionar por una serie de características, como «familiares», «naturales», etc. Los recorridos se pueden compartir fácilmente en redes sociales desde el mismo visor de 360 grados.

Esta semana la compañía Uber, dedicada al alquiler de autos a través de su plataforma para móviles, anunció el lanzamiento de su interfaz para desarrolladores -las famosas APIs-, y que permitirá que otras compañías se sumen a su plataforma de servicios. En tanto Uber ha construido una gran base de datos de clientes y de sus tarjetas de crédito, a muchas otras empresas del mercado de turismo les pareció importante sumarse. Y ya hay varias grandes compañías que anunciaron ese paso: TripAdvisor, Hyatt, United Airlines y Starbucks están entre ellas.