Contamos en una entrada anterior que 2021 terminó con una mejora muy marginal con respecto a 2020, el año de inicio de la pandemia. Pero 2022 claramente aparece como un año donde la tendencia ya se muestra como muy positiva. El año terminará, depende las circunstancias, con un crecimiento de entre el 30 y el 78% con respecto a 2021. Aún cuando esto podría significar una cifra final que alcanzaría la mitad del 2019, cuando se alcanzó el récord de 1500 millones de viajeros internacionales, no deja de ser una buena noticia en cuanto a tendencia.

De hecho, si bien el año pasado terminó un 72% por debajo de 2019, el segundo semestre de 2021 quedó con una caída del 62%, lo que marca que el proceso de mejora ya lleva varios meses.

Y en las últimas semanas aparecieron un buen número de noticias para reforzar la tendencia. La más importante: muchos países están anunciando el fin de los PCRs y tests previos al viaje, y exigen únicamente vacunación completa. Eso incluye a países como Nueva Zelanda y Australia, que habían implementado políticas muy restrictivas en cuanto al ingreso a sus territorios. El tema de los tests previos al viaje es muy problemática, ya que implicaba cancelar el viaje sobre la fecha si te salía positivo. Y en un momento en el cuál las aerolíneas ya van saliendo de la política de cambio flexible de 2020/2021.

Y como cuentan en Reuters, ya hay cadenas hoteleras como Hilton y Marriott que le comunican a sus inversores que la demanda está creciendo de una manera no vista desde el comienzo de la pandemia. La aparición de la variante Omicron había causado un impacto bastante importante en el último trimestre del año pasado, pero lentamente la demanda va reapareciendo.

Y el tema no se queda en la hotelería tradicional. Expedia también adelantó que los resultados están mejorando, y lo mismo pasa con AirBNB y los alquileres temporarios. En este último caso está sucediendo algo interesante. Debido a la mayor flexibilidad de muchas compañías con el trabajo remoto, hay una mayor demanda de estadías más largas. De hecho, en el último trimestre del año pasado la mitad de las reservaciones de AirBNB fueron por una semana o más. La pospandemia tiene un impacto en el tipo de estadías, aunque habrá que ver hasta donde se extiende la flexibilidad de las compañías. En particular porque muchas de ellas han comenzado a exigir el retorno a las oficinas.

De todas formas, hay una combinación de tendencias y hechos que marcan una reapertura masiva del mercado de viajes. Quedará por ver hacia fin de año cuanto se recuperará con respecto a 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.