Instagram lanzó en estos días una versión alpha de su programa de suscripciones para creadores de contenidos. Hace tiempo ya la mayor parte de los que publican en la Red ya ni mira el tema de la publicidad online. La mayor parte de esos ingresos se los llevan Google y Facebook, y en el caso de acuerdos privados los beneficiarios casi exclusivos son quienes manejan grandes volúmenes de seguidores combinados con alta exposición mediática. Para el resto hay más que nada canjes e invitaciones a eventos, que pueden ser atractivos a primera vista pero que no son una forma sustentable de obtener ingresos.

El tema de las suscripciones es la principal fuente de ingresos a la que apuntan hoy tanto las empresas de medios como los creadores de contenidos. Aunque inicialmente ese tipo de desarrollos se hacía de manera independiente o a través de terceros como Patreon, las grandes empresas de medios sociales hace tiempo que ya tienen sus propios proyectos. Twitter tiene Superfollows, por ejemplo, para monetizar el acceso a publicaciones en el timeline o a proyectos paralelos, como newsletters en Revue. Google tiene propuestas de suscripciones a través de YouTube, y Facebook también está desarrollando un programa para creadores que incluirá hasta newsletters.

Pero Instagram esta semana arrancó con su propuesta, que consiste en Historias y transmisiones en vivo que se harán sólo para los suscriptos. Los precios van desde 0,99 dólares a 99,99 dólares, siempre por mes. Los creadores de contenidos van a ser los que fijen el precio. Como es una prueba parece que por ahora Instagram no va a tomar su porcentaje, pero supongo lo hará más adelante, y que estará en un 5 a 10% de comisión. Un dato: al menos por ahora no hay implementada ninguna medida para impedir que se toman capturas de pantalla o se graben videos con una aplicación externa, aunque te podrían cerrar la cuenta si detectan que estás difundiendo contenidos que pertenecen a una suscripción paga -ahora, si lo hacen fuera de Instagram ya veo más complicado pensar que medidas se pueden tomar.

Facebook ya reparte con Google el negocio de la publicidad digital. Monetizar con comisiones la generación de contenidos es otro modelo de negocios a explorar. En este caso les puede venir bien a quienes tienen una base importante de suscriptores en Instagram, que además es una red social muy importante para el mercado turístico.

No hay por ahora mayores precisiones de hasta cuanto durará la etapa alpha, que además está limitada a solo 10 creadores de contenidos en Estados Unidos. Y, desde ya, no se sabe nada sobre fechas de expansión internacional. Sobre todo porque en muchos mercados es clave habilitar formas de pago en moneda local.

Más acá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.