China, aerolíneas y el coronavirus: la nueva crisis de la movilidad

Avión Avión

Varias aerolíneas están suspendiendo o limitando sus vuelos hacia la parte continental de China frente a las alarmantes noticias sobre el coronavirus, una cepa de la gripe que está mostrando ser particularmente mortal. No es la primera vez que este tipo de alertas aparece. Ya en 2003 se dio la alerta acerca del SARS. En 2006, la gripe aviar. Y en 2009 la gripe porcina provocó un impacto bastante importante en la movilidad mundial. Y en al menos dos países de América Latina, como México y Argentina, tuvo mucha repercusión tanto en la vida cotidiana como en los flujos turísticos.

Pero en esta ocasión la cantidad de aerolíneas que se han sumado a la limitación o suspensión de vuelos es realmente muy importante. British, Lufthansa, American, United, Cathay, son algunas de ellas. Por ahora, mayor parte de los anuncios deja en claro que se trata de «suspensiones temporarias», en algunos casos hasta los fines de la primera quincena de febrero.

Pero la extensión de las medidas desde ya está condicionada por la gravedad futura de la expansión o no del coronavirus. Como habrán visto ya mil veces en los medios, China ha cerrado amplias zonas de su territorio como parte de su política para lograr detener a esta cepa de la gripe.

El tema de las aerolíneas es una preocupación de todos los infectólogos. Si ven la recientemente lanzada «Pandemia» (Netflix) verán que se enfatiza que hoy la velocidad de circulación de los virus es muy alta gracias a las conexiones aéreas. En apenas horas una cepa puede migrar miles de kilómetros e infectar a personas ubicadas muy lejos del centro inicial del contagio.

Por ahora el impacto en el tráfico aéreo chino ha sido muy importante. Desde y hacia China la cantidad de vuelos cayó un 9% desde que comenzaron a expandirse las noticias sobre el coronavirus. Y dentro de China el movimiento descendió un 7,4%. Las experiencias anteriores muestran que estos números pueden empeorar rápidamente. Por ejemplo, y en el caso del SARS, la cantidad de pasajeros de Cathay cayó más del 30% en la primera mitad de 2003.