Smartphones y realidad virtual, relación terminada

Google Cardboard

El uso de los teléfonos móviles para ver imágenes de realidad virtual y video 360 se remonta a varios años atrás. A partir de visores de plástico o cartón, como el Google Cardboard, se podía situar el smartphone de manera de inmovilizarlo y visualizar este tipo de contenidos.

No era la mejor solución, pero si la más barata. Todo el mundo tiene un teléfono móvil, así que los visores para celulares parecían una apuesta razonable. Google fue una de las compañías que apostó por esta solución, e integró su plataforma de desarrollo Daydream dentro de los teléfonos Android de alta gama.

La otra apuesta vino por el lado de Oculus y HTC: visores equipados con pantallas, sensores y audio, destinados únicamente al consumo de realidad virtual. El problema principal era su costo. En particular las primeras versiones requerían, además de los visores, una PC de escritorio para hacer el procesamiento gráfico, lo que subía mucho el costo final. Las versiones más populares en la actualidad, como el Oculus Quest y Go incorporan todo en el mismo visor, de tal manera que no se necesita una PC externa o cablear.

Si bien es más caro, el visor dedicado tiene muchas ventajas sobre el celular. Este último no siempre se adapta bien, por la ubicación de los controles de volumen, a los visores. Muchas veces lo que estamos viendo es interrumpido por notificaciones que olvidamos desactivar, y es complicado manipular el volumen y otras variables. Además son bastante incómodos para ver durante mucho tiempo.

Los visores dedicados son los que finalmente se están imponiendo. Aunque todavía queda por ver cuál es la verdadera dimensión del negocio de la realidad virtual, Facebook sigue lanzando nuevos modelos de sus visores Oculus, mientras que Google abandonó su plataforma Daydream. No es una sorpresa. Ya en los últimos grandes eventos de Google no se había mencionado nada sobre realidad virtual.

No hubo anuncio oficial, desde ya. Pero el nuevo teléfono de Google, el Pixel 4, no soporta Daydream. Y el dispositivo para los móviles ya no se vende más. En cuanto a los visores dedicados, apenas si Lenovo lanzó uno con Daydream, y luego no hubo más novedades.

Al menos en el campo de la realidad virtual, Facebook viene ganando por mucho la batalla frente a Google, que parece haber tirado la toalla. Está claro que su apuesta por los visores para teléfonos móviles no fue la mejor decisión. Aunque más riesgosa, la estrategia de Facebook en este punto fue mucho más exitosa.

Más sobre el tema en The Verge y Venture Beat (en inglés)