Amsterdam y los impuestos a los turistas

Amsterdam vive desde hace más de una década un gran crecimiento en cuanto a llegada de turistas. En 2018 tuvo 18 millones de visitantes, cuando la ciudad ni siquiera llega al millón de habitantes permanentes. Las autoridades han comenzado a llevar a cabo una política que hace algunos años nadie hubiera creído posible: dejar de hacer marketing de la ciudad y alentar a que los turistas se alojaran en otras ciudades de los Países Bajos.

Algunas de las medidas arrancaron el año pasado. No se permite la construcción de nuevos hoteles. Se redujo a 60 días por año la disponibilidad de las casas y departamentos en AirBNB, para reducir la oferta y evitar la disminución de oferta alquileres permanentes -y no se sorprendan si lo reducen aún más. Comenzaron a cobrar 8 euros por persona y por día a quienes arribaran en cruceros. Y ahora hay más.

Una de las principales fuentes de ingresos que genera el turismo es el llamado «room tax». Es una tasa que deben pagar los turistas, por día y por persona, por alojarse en hoteles y alquileres temporarios. Amsterdam se prepara ahora para tener el room tax más caro de Europa. Ya cobran un 7%, y en 2020 van a sumar 3 euros más. Hasta ahora Dortmund era la ciudad europea con mayor tasa turística, con el 7,5%, pero el extra de 3 euros de Amsterdam en muchos casos hará que se transforme en la ciudad con mayor tasa turistica en Europa. En cuanto a montos fijos, por ahora sigue arriba Roma, con 7 euros por día.

Pero uno de los puntos diferenciales de la medida es que ese 7% más 3 euros será para los hoteles. En el caso de los alquileres temporarios, será del 10%, por día. Estuve chequeando datos, y por lo que entiendo, es por el costo total del alquiler diario, y no por persona, como en el caso de los hoteles.

A esta altura, hay que reconocer una tendencia consistente en el caso de las ciudades que reciben muchos visitantes: están implementando medidas para elevar los costos, recaudar más y de paso limitar la cantidad de turistas que llegan. Pueden hacerlo en tanto la tasa de crecimiento de años anteriores ya no es sostenible por razones de infraestructura y servicios. A eso se suman limitaciones como la prohibición de construcción de nuevos hoteles y la implementación de más limitaciones a los alquileres temporarios. Amsterdam, claramente, ha decidido liderar estas tendencias.

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.