Facebook y sus ajustes comerciales a Instagram

Seguir la evolución de Facebook en los últimos años es ver como la plataforma fue ajustando a las necesidades de maximizar los ingresos publicitarios. Constante caída del alcance orgánico, extensión de las herramientas publicitarias, priorizar los perfiles sobre las páginas son algunos de esos elementos. Tarde o temprano iba a buscar que Instagram comenzara a ajustarse a esa estrategia maximizadora.

Una de las diferencias entre Facebook e Instagram era bastante obvia: mientras que en la primera plataforma el dinero de la publicidad iba directo a la empresa, en Instagram mucho de la inversión publicitaria quedaba en manos de los influenciadores y las agencias de publicidad. Las recientes decisiones de Facebook responden a comenzar a acotar ese margen a terceros e incrementar sus ingresos.

¿Adiós a los números públicos?

La primera es la que más llamó la atención, a pesar de que por ahora sólo va a estar en prueba en Canadá: dejar de informar públicamente los «me gusta» de cada foto en el muro. El esquema pasaría a ser el mismo que las historias: el número de likes sería privado y sólo para quien lo haya publicado. Y para Facebook, claro. Al quitar ese número se hará un poco más complicado para los influenciadores mostrar la popularidad de sus publicaciones. Aunque, claro, el número de seguidores, que es la otra cifra relevante, va a seguir allí como gran dato.

El otro punto importante es la aparición de stickers que permitirán tener acceso directo a mecanismos de compra integrados a Instagram. Esos stickers podrán ser usados por ahora por las marcas e influenciadores, lo que las impulsará a fortalecer sus perfiles en Instagram y comprar publicidad en su plataforma. Y, por otro, le dará una nueva fuente de ingresos a Facebook vía la comisión por las ventas, y de paso les permitirá comenzar a monetizar al menos en parte la popularidad de los influenciadores. Por ahora el foco parece estar muy orientado hacia moda, pero perfectamente se puede extender hacia viajes o tecnología.

Como vemos, hay dos movimientos. Por un lado, acotar la información pública sobre likes para orientarla hacia los números privados de métricas, y de esa manera disminuir su relevancia. Por otro, articular la popularidad de marcas e influenciadores para impulsar los stickers de compra, que serán monetizados por Facebook vía publidad y comisiones.

Son movimientos bastante precisos, pero por ahora bastante más limitados que los tomados por Facebook sobre su propia plataforma. Pero por algún lugar se comienza, claro.

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.