Hoteles, influenciadores y la cultura de lo gratis

Algunos días atrás salió una nota un toque tribunera en The New York Times, que aborda el caso de un hotel en Filipinas que ya no acepta propuestas por parte de influenciadores de cambiar estadías gratis por contenido. «Tribunera» por una razón sencilla: seguramente la mayor parte de los lectores se van a sentir identificados con el dueño del hotel, y compartirán su cansancio por la gran cantidad de propuestas de alojamiento y comida gratis por algunas fotos en Instagram. De hecho, la descripción de los pedidos de cosas gratis está hecha desde el punto de vista de los hoteleros, y los influenciadores no quedan en una posición muy simpática, digamos.

Los dueños del hotel publicaron esto en Facebook:

Básicamente, mandan a trabajar a los «autoproclamados influenciadores» en una publicación con más de 13 mil me gusta. Pero más allá de las burlas a los intentos de mangazos, vale la pena pensar algunas de las condiciones que se han dado en los últimos años para que este tipo de situaciones termine en los medios.

La ampliación del número de emisores y cosas gratis

Ya desde los blogs para estos tiempos se puede comprobar un crecimiento importante en el número de emisores. Donde antes estaba solo la prensa y medios especializados, hoy están todos los que producen contenidos para Internet. Los bloggers y youtubers normalmente suelen invertir bastante tiempo en crear y editar contenidos -eso no significa que tengan mucha audiencia, pero el trabajo se puede ver-, pero muchos influenciadores en Instagram pueden resolver el tema con algunas fotos.

Es cierto que un buen número de influenciadores en Instagram invierten mucho tiempo en tomar buenas imágenes, pero no siempre es el caso. De hecho, si miran la nota de The New York Times citada al principio verán que las quejas son únicamente hacia los influenciadores de Instagram -aunque citan un youtuber para marcar el tema que la isla donde se encuentra el hotel ha ganado mucha fama gracias a Instagram. La facilidad de publicación en Instagram ha facilitado la llegada de nuevos emisores de manera masiva. La abundancia de cuentas dedicada a mostrar lo bien que se lo pasa viajando -a tono con el «todos somos felices» de Instagram- es imposible de disimular.

La lógica de pedir un canje de estadías por contenidos evidencia otro punto: la crisis de la monetización de los contenidos en Internet. No vas a poder vivir de esto, pero posiblemente puedas conseguir cosas gratis. No hay un objetivo de posicionarse en el mercado de contenidos, o de construir una trayectoria a mediano plazo.

En tanto yo no soy hotelero, me preocupa más esto último: el abandono de toda posibilidad de construir trayectoria en contenidos de viajes. A las empresas de viajes, hoteles y destinos les preocupará la imposibilidad de determinar las constantes propuestas de productos gratis a cambio de contenidos. Pero en mi caso me impacta ver cómo se asume cada vez más que del contenido no vive nadie, o casi nadie. Y como una pista sobre ello podemos señalar que los pedidos por estadías y demás lejos están de limitarse a los influenciadores de Instagram. El problema, desde el punto de vista del mercado, es cuán valiosa es esa propuesta, o si el volumen de ofrecimientos ya se hace dificil de manejar.

Y ya que estamos, lo publiqué hoy en Twitter, pero en Marketoonist salió esto hace algunas horas, y viene muy bien como ilustración del tema.

Marketoonist Instagram


2 comentarios sobre “Hoteles, influenciadores y la cultura de lo gratis

  1. Ops. te respondí al mail un análisis pero me vino rebotado, no leí lo de No Reply, pero como era una opinión personal no la coloco acá, comparto 100% e intentaba aportar algo, Me gustó más el análisis del newsletter que el resumen del post. Saludos

    1. En el newsletter por ahí estaba más ordenado porque quería hacer más contexto, y salirme de la noticia en sí. Pero sobre el tema todavía hay mucho que contar, sin caer en la indignación moral y esas cosas.

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.