AirBNB y la privacidad

Camara de vigilancia

Un tema interesante de la agenda de viajes de los últimos días: la privacidad en los alojamientos alquilados a través de sistemas tipo AirBNB. El tema ganó relevancia a partir del caso de Jeffrey Bigham, un profesor de Carnegie Mellon University, y que alquiló una casa para su familia. Encontró que dentro de la sala había una cámara de vigilancia, y que eso era claramente invasivo, además de que no había aviso alguno por parte del anfitrión. Bigham, entonces, simplemente desconectó la cámara.

El tema hubiera terminado acá, pero siguió por la actitud del anfitrión, que dejó un comentario negativo en el perfil del huésped por desconectar la cámara. Bigham publicó sobre el caso en su blog, y en primera instancia el soporte de AirBNB respaldó al anfitrión, ya que consideró que el listado era claro con el tema de las cámaras. Pero a medida que pasaron las horas y la repercusión del caso crecía, la empresa reconsideró su posición.

Finalmente AirBNB le devolvió a Bigham el importe pagado por el alquiler, y quitó al anfitrión del sistema.

AirBNB

Privacidad en debate

El tema de la privacidad ya ha tenido sus problemas anteriormente en AirBNB. Algunos huéspedes han encontrado cámaras en baños y dormitorios, y esos casos la empresa dejó en claro que eso violaba sus condiciones. Pero en el caso de la sala de estar, como cuenta Bigham, el tema no fue tan claro. Al ver la resolución de esta situación en particular, es probable que en el futuro AirBNB tome este tipo de situaciones de manera unificada. Una cosa es una cámara en la entrada, otra dentro de la casa.

Y es que un buen número de anfitriones tiene cámaras dentro de las casas o departamentos para poder detectar situaciones conflictivas, como organización de fiestas o vandalización del lugar. Así que el tema seguramente no se va a agotar con este caso.

La foto que abre la entrada fue tomada por Bernard Hermant y publicada en Unsplash

Anuncios