Curso de Periodismo de Viajes 2018, un balance

Todavía no recibí los trabajos finales, pero ya terminé de dictar la versión 2018 del Curso de Periodismo de Viajes en Periodismo.com, y me parece una buena oportunidad para hacer un balance amplio de la experiencia. No voy a hablar de números -cantidad de alumnos y demás- porque esa información es de la plataforma, pero sólo voy a decir que en ese aspecto las cosas funcionaron muy bien y quedamos muy conformes.

Cuando arranqué con el curso, mi intención era que los alumnos se pudieran enfocar en la concepción de un proyecto integrador personal. Esto es, que pudieran concentrarse en una temática completa sobre viajes que fuera de su interés. Hay varias razones para ello. 

  • El mercado de contenidos sobre viajes está cada vez más segmentado en propuestas puntuales, ya no tan generalistas como años atrás. 
  • A diferencia del periodismo tradicional, donde los editores hacían encargos, hoy cada vez se requiere de mayor iniciativa por parte del periodista, ya sea para proponer notas o llevar adelante proyectos propios
  • La facilidad de crear proyectos de contenidos en Internet y la crisis de los medios más tradicionales te lleva necesariamente a buscar desarrollar ideas y plataformas personales. 

Pero crear proyectos propios en la Red va mucho más allá de la creación de textos, fotos y videos. Por ello, mi idea siempre fue dedicar alrededor de la mitad del curso a las cuestiones más clásicas ligadas con la crónica periodística de viajes para luego saltar hacia los objetivos ligados a posicionar y difundir tus iniciativas. Eso implicaba pensar en redes sociales, en SEO, y en articular el proyecto de manera multiplataforma y transmedia. Por supuesto, además había que pensar el entorno actual de crisis de las estrategias tradicionales de monetización; de los formatos de contenidos centrados en el involucramiento emocional y la participación del lector; sobre cuáles plataformas de publicación nos queríamos concentrar; el cruce cada vez más estrecho entre periodismo y blogging;  y las relaciones entre periodismo y marketing.

Visto ahora de manera integral y luego de dictarlo, creo que fue un poco ambicioso y muy abarcativo, y que posiblemente fue más dos cursos que uno. Que las temáticas ligadas a la creación de contenidos -crónicas, fotografía, videos, etc- se podrían escindir de aquellas más ligadas a formular y crear un proyecto propio. Que primero se puede plantear un espacio de experimentación de sobre textos y contenidos, y luego pensar en otro momento más ligado con estructurar y llevar adelante un proyecto completo. 

Algo que me pareció interesante del desarrollo del proyecto fue la combinación de la plataforma de e-learning para responder las preguntas y la rutina de armar conversaciones semanales en un grupo privado de WhatsApp. Los temas no se superponían y el formato diálogo de la mensajería fue muy útil para aclarar dudas y charlar sobre los proyectos. No todo es videoconferencia, parece. 

Todas estas ideas de reestructurar contenidos serán, desde ya, para 2019. También se aprende enseñando y revisando las decisiones previas. A los alumnos del curso, muchas gracias por la paciencia y por el seguimiento puntual de las clases. No tarden mucho en entregar los trabajos, por favor  😀. 

La foto que abre la entrada fue tomada por Capturing the human heart. y fue publicada en Unsplash

Anuncios

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.