Usos viajeros y cotidianos del Moto Z3 Play

La línea Z de Motorola tiene una característica bastante distintiva: la posibilidad de extender sus usos a partir de mods que se adhieren a la parte posterior. Así, en este blog hemos probado al menos dos de ellos: la cámara pocket de Hasselblad y la cámara 360 -y todavía me queda para testear la impresora Polaroid para fotos instantáneas. 

El Moto Z3 tiene diferencias fácilmente visibles con respecto a los modelos anteriores. El principal son bezeles mucho menores, lo que permite conservar el tamaño del dispositivo a la vez que incrementa el tamaño de la pantalla. En este caso, una pantalla de 1080×2160 píxeles, contra 1080×1920 píxeles del Z2 Play. Esto es, pasamos de la proporción 16:9 del Z2 a 18:9 del Z3, sin incrementar el tamaño del dispositivo en sí. Esto permite que los mods originalmente diseñados para el Moto Z original aún se puedan usar en el Z3. Es una movida interesante, ya que le da valor a los mods por más tiempo.

Moto Z3 Play en los usos cotidianos

Al momento de usar el Z3 Play, una de las diferencias más importantes es la velocidad. Las aplicaciones abren más rápido y el funcionamiento en general es superior al Z2 Play. Los 4GB de RAM y el procesador Snapdragon 636 marcan la diferencia, y en ese sentido la actualización vale la pena. 

En otros puntos no hay tantas diferencias. El espacio de almacenamiento puede venir en dos modelos -32 y 64GB- y la batería sigue siendo de 3000 mAh. En este punto, seguimos extrañando la batería de 3400mAh del Mozo Z Play original. Pero Motorola privilegia el tamaño y un diseño más delgado, lo que quita espacio para la batería. Como los modelos anteriores, ahí sigue el USB C como forma de carga, al igual que la presencia del TurboPower, útil para cargar de manera rápida la unidad. Aunque, claro, hay que tener cuidado en no perder el cargador TurboPower. 

Otro cambio estético es la parte posterior del teléfono. Ahora es de Gorilla Glass, lo que permite a toda la unidad tener el mismo color, pero a la vez deja bastante marcados los dedos en la parte posterior. En el Moto Z2 la parte posterior es de aluminio. Menos elegante desde lo visual, pero sin marcas de dedos. Aunque más sensible a los rayones. 

Otro cambio: la ubicación del sensor para huellas digitales. Ahora está en la parte lateral, ya que se lo quitó de la zona inferior de la pantalla, donde estaba en el Z y Z2, para poder dar más espacio de pantalla. Aunque entiendo la razón, no me resultó muy cómodo. Posiblemente la parte posterior era mejor opción, aunque siempre está la posibilidad de tocar la lente de la cámara. Pero ahora el teléfono también incluye reconocimiento facial, por lo que se puede desbloquear con sólo verlo de frente. En general esta funcionalidad funciona bien en espacios con buena luz. 

El control de navegación, que permite abrir el listado de aplicaciones o saltar entre páginas Web en el navegador, ya no es un botón físico. Ahora está integrado al software, y aparece cuando hacemos un gesto desde la parte inferior de la pantalla. Es una buena solución, y tardamos poco en acostumbrarnos a la novedad. Menos que con la nueva ubicación del sensor de huellas digitales, por cierto. 

Algo que no todos los usuarios usan: Motorola agregó varias funcionalidades de software al Z3 Play. Por ejemplo, pueden activar funcionar para hacer capturas de pantalla automáticas al apoyar tres dedos sobre la pantalla, a lo que se suma un editor de capturas. Otras funcionalidad, como el agitar hacia los costados para encender la linterna o girar el teléfono con la muñeca para abrir la cámara ya estaban en los modelos anteriores. 

Cámara, fotografía y video

Uno de los principales cambios en el Moto Z3 Play tiene que ver con la cámara, que ahora tiene dos lentes, contra un lente del Z2 Play. Una lente es de 12mp, y la otra de 5mp. Esto le permite tomar fotos que crean mayor sensación de profundidad al enfocar o desenfocar el fondo. Como han hecho, tradicionalmente, las cámaras réflex. Y además le permite tener mejor performance en situaciones con menor iluminación natural. La cámara de la parte delantera, por su parte, es de 8mp y 24mm, bastante amplia y pensada para tomar selfies. Debajo dos imágenes tomadas con el Z3 Play. 

Por el lado del video no tenemos muchas novedades. Se mantiene la posibilidad de filmar en 4K hasta 30fps y 1080p en 60fps. Hay un estabilizador electrónico de imágenes, que es bastante básico, y que sólo opera en 1080p. En este punto hay bastante para mejorar. Seguramente en los próximos años veremos como los teléfonos mejoran notoriamente su calidad de estabilización en los videos, como ya estamos viendo en las cámaras de acción. 

Como agregado, aparece la función Cinemafía, que permite crear gifs animados a partir de fotos, y en dónde podemos definir en que zonas de la imagen se dará el movimiento. También tenemos la función SlowMotion, que reduce el movimiento en 5x, y exporta las imágenes hasta 720p. 

Otro agregado interesante: ahora podemos transmitir en vivo en YouTube desde la aplicación de cámara de Motorola. Cuando seleccionamos esa opción, abrirá directamente YouTube para que completemos algunos datos básicos 

En resumen

Hay dos cambios que me parecen muy relevantes en el Moto Z3 Play. Primero, la performance. Es más rápido que los modelos anteriores, algo que es clave en el uso diario. Otro punto es la pantalla, más grande a pesar de que el teléfono conserva el tamaño de modelos anteriores. 

Por el lado de la imagen hay una mejora incremental de la calidad de las fotos gracias a que ahora tiene dos lentes. Pero es una mejora y no un gran salto con respecto a modelos anteriores. Hay varios agregados que valen la pena -cinemagrafía, video en directo, etc- pero que son útiles de manera puntual. Lo mismo la parte de video, que no muestra grandes cambios. 

Los cambios del Moto Z3 Play se notan más en los usos cotidianos que en los específicamente orientados al viaje. Mejoras muy interesantes en la performance y mejoras puntuales en la parte de fotografía. 

Anuncios

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.