Franquicias de aduana en Argentina: la actualización después de la devaluación

La franquicia de aduana en los aeropuertos argentinos pasó a 500 dólares por persona, y 250 dólares para los menores de 16 años. Hasta ahora ese monto era de 300 dólares para los mayores y 150 dólares para los menores. En el caso de quienes viajan por vía terrestre, son 300 dólarespara mayores y 150 dólares para menores. Ese monto corresponde a la franquicia para ingresar productos desde el exterior, sin contar objetos personales como ropa. Por encima del monto de la franquicia hay que seguir pagando un impuesto del 50% del valor excedente. 

Uno de los comentarios obvios al respecto va a ser sobre la oportunidad. “Claro, ahora que con la devaluación ya no conviene tanto comprar en el exterior suben la franquicia”. Coyunturalmente es cierto. Con un dólar que en el último año pasó de 18 a 37 pesos, está claro que los viajes al exterior para los argentinos se complicaron mucho. No sólo por el valor de los pasajes y hoteles. También porque ya no es tan atractivo el tema de las compras en el exterior, que era el motor de muchos viajeros a la hora de visitar destinos como Santiago de Chile y Miami. 

Pero maticemos un poco el párrafo anterior. En primer lugar, lo importante es que la modificación es permanente, y que debería quedar allí incluso cuando, como pasa normalmente en Argentina, el peso nuevamente se termine apreciando contra el dólar, algo que tomará años pero que es lo común en la pendular economía argentina. Segundo, la nueva franquicia se suma a una modificación anterior, por la que ahora se pueden ingresar con una notebook y un teléfono celular sin que esos objetos cuenten contra el límite de los 500 dólares

Las justificaciones desde el sector sobre el cambio del monto de la franquicia son al menos dos. Primero, igualar a países vecinos como Brasil, que hace tiempo tienen ese valor para el ingreso de productos. Dos, simplificar el tema de las revisiones de aduana en los aeropuertos, ya que muchos viajeros no declaran todo lo que traen para poder esquivar el pago del impuesto del 50% sobre el excedente. De hecho, como muchos sabemos por experiencia propia, llegar a la mañana temprano al aeropuerto de Ezeiza, en Buenos Aires, incluye enfrentarse a largas filas en la aduana debido a las revisiones y las discrepancias entre lo declarado por los recién llegados y lo que encuentran los funcionarios de la aduana. Al elevar el monto de la franquicia, menos viajeros, en teoría, serían alcanzados por el pago.

Ya se habían dado algunos cambios durante 2017 en cuanto al tema de las filas en aduana, al separar a aquellos que tenían objetos para declarar de aquellos que no superaban el monto de la franquicia. Esos cambios tuvieron pocas consecuencias

Para los próximos meses se espera el lanzamiento de una aplicación de la AFIP para poder hacer la declaración de objetos que ingresamos a través del celular, y de esa manera simplificar la presentación antes de ingresar a Argentina. No sé si eso va a incluir a los objetos que declaramos antes de salir, algo que de todos modos se puede hacer en la actualidad mediante un formulario online

Anuncios

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.