El largo y anunciado final de Google+

Allá por 2012 ya todos habían escrito la entrada dedicada al fracaso de Google+. Un año después de su lanzamiento estaba claro que Google estaba sumando un nuevo fracaso a sus intentos de crear una red social desde cero. Google+ fue el más ambicioso, por eso también en cierta medida marcó el final de esas búsquedas. Y digo “en cierta medida” porque está claro que Google igual siguió buscando el lado social en sus herramientas. Google anunció hace unos días que cerraba Google+ por “falta de uso”, pero también por problemas de seguridad. Nadie se sorprendió demasiado.

Hoy Google más bien ha concentrado en la construcción de comunidades en dos de sus plataformas más populares. La primera es Google Maps, enfocada en la información geolocalizada. La segunda en YouTube, donde van más por los creadores y la posibilidad de monetizar a largo plazo las relaciones entre youtubers y usuarios. 

En aquel momento marqué que dos de los problemas de Google+ era su falta de interacción con otras aplicaciones, y la no automatización de ciertas funciones. Mantener Google+ era casi como mantener un blog -algo que, ya sabemos, tiene una tasa altísima de abandono- y no podías enviar allí publicaciones desde otros sitios -lo solucionaron más tarde, pero demasiado tarde. Lo de no conectar con otros sitios fue a propósito, y fue un desastre: querían transformarse en un hub de información que no pudiera ser aprovechado por otros, y simplemente no fue usado por casi nadie, a excepción de ciertas comunidades, como las de fotografía.

El otro punto fue que el lanzamiento de Google+ en su momento fue un intento muy ambicioso de integrar el buscador con una red social mediante herramientas como el +1, la versión Google del “me gusta” de Facebook. De hecho, como revisaba en 2011, Google+ tenía funcionalidades como para ir contra Twitter, Flickr, Facebook y LinkedIn. Parte de ello se basaba en la política de Google de buscar impulsar el uso de su red social para mejorar el posicionamiento de sitios de terceros en su buscador. Tuvieron tantas críticas por esta política que con el tiempo la abandonaron. También ya estaba claro, al interior de la empresa y hacia mediados de 2012, que la apuesta ya había fallado. 

Google ya tiene una larga tradición de cerrar sin más plataformas con poco uso -Google+, Buzz, Orkut, etc- pero también otras que no cierran tanto con su estrategia -Google Reader es el caso más evidente, y desde ya no se los perdono 🤔. Como ya marcamos en otras ocasiones, es complicado que los usuarios se sumen a crear contenidos en las herramientas sociales de Google si a la primera de cambio bajan las persianas. En todo caso, podemos seguir en Google Maps o YouTube, que parecen tener al menos a mediano plazo un futuro bastante interesante y sin competidores que les hagan frente. 

Anuncios

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.