Facebook y el fin del oasis de Instagram

A fines de agosto escribíamos sobre el, para ser amables, lento crecimiento de IGTV, la propuesta de video de Instagram. Planteada como una aplicación aparte a la principal, aunque integrada en cuanto a notificaciones, IGTV pinta como el primer fracaso de Instagram. Un mes después, los fundadores de la aplicación, Kevin Systrom y Mike Krieger se van de Facebook de manera bastante sorpresiva. A tal punto que no hubo ningún proceso de transición demasiado ordenado, un indicador de que la salida fue bastante precipitada.

Para Facebook, Instagram era desde hace tiempo una especia de oasis de buenas noticias. Con un crecimiento notable, había logrado borrar del mapa a la principal amenaza contra la empresa, que era Snapchat. Y mientras Facebook perdía a los sub 30 y se hundía en el escándalo de privacidad por el tema Cambridge Analytica. Con más de 2 mil millones de usuarios, Facebook ya no tenía tanto lugar para crecer. Instagram ya había pasado los mil millones, llegaba a públicos más amplios y tiene una comunidad muy activa.

Pero la diversificación de Instagram hacia el video muestra los límites de la estrategia. IGTV se implementó como una aplicación separada, que sólo se integra mediante banners con la aplicación principal. Esta decisión seguramente se deba a que organizar un muro con historias, fotos y videos ya iba a convertir a Instagram en un espacio visualmente demasiado desordenado. Pero una de las claves del éxito de las Historias fue la integración con su convivencia con el muro tradicional. Eso no pasó con IGTV. Parece que YouTube, al menos por ahora, está lejos de correr el destino de Snapchat.

La salida de Systrom y Krieger responde, por lo que se puede leer en varios medios, a la tensión con Facebook. Básicamente, que los presionaran a integrarse cada vez más con Facebook, una estrategia seguramente destinada a buscar una mayor monetización del tráfico. Pero también la situación revela algo nuevo: los límites de Instagram para Facebook. Sirvió para cooptar el espacio de la fotografía y de las historias efímeras. Permitió consolidar un espacio de publicación de contenidos “positivos” -ya saben, en Instragram todos somos felices. Pero no parece ser el mejor espacio para apuntar al video. No al menos con la estrategia de concentrarse únicamente en el formato vertical.

Anuncios

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.