IGTV: ¿el primer fracaso de Instagram?

Meses atrás, con mucha difusión, Instagram lanzó su plataforma de video, conocida como IGTV. Era una apuesta por el video vertical y apuntado a los móviles. En la pelea contra Google / Youtube, IGTV buscaría quedarse con el público en los móviles mientras que Facebook Watch lo haría en computadoras y televisores. 

Una de las cosas que más me llamó la atención del lanzamiento fue que optaran por separar a IGTV en una aplicación nueva. Uno de los puntos claves del éxito de las Historias como formato fue que aprovechaba de manera integral la base instalada de usuarios de Instagram. Pero el costo había sido que en la misma aplicación convivían Muro e Historias casi como plataformas paralelas. Sumar una tercera, de video, definitivamente complicaría mucho la interfaz. Separarla como app aparte era una solución más elegante.

Pero elegancia y efectividad no siempre van de la mano. Así estuvo evolucionando IGTV en cuanto a instalaciones mensuales en dispositivos móviles con iOS y Android. 

Luego de un comienzo bastate impresionante, con más de un millón de instalaciones en la primera semana, la aplicación no paró de caer en los ránkings. La última semana registró unas 70 mil instalaciones. 

Es cierto que desde la aplicación principal aparece un banner que nos indica cuando nuestros contactos han publicado un nuevo video en IGTV, junto con el icono en la parte superior que dirige a la parte de video. No parece alcanzar para llevar mucho público a la parte de video. 

Desde ya, no se puede dejar de comparar los dos primeros meses de las Historias con las de IGTV. Las primeras alcanzaron 100 millones de usuarios en 60 días. De IGTV no se lanzaron cifras oficiales. 

Se puede entender perfectamente que es mucho más sencillo editar historias, que básicamente son textos, videos muy cortos y fotos, que crear videos interesantes más largos. O sea, no parece raro que a IGTV le va a tomar más tiempo crecer en audiencia. Pero a la vez la distancia con las Historias es realmente muy grande. El peligro para IGTV es que, una vez que sea visto como irrelevante, ya no atraiga suficientes creadores de videos.

Si IGTV sigue sin arrancar, habrá que comenzar a pensar que falló en todo esto. Potenciales razones: separar el video en una aplicación aparte en vez de aprovechar la base instalada de Instagram; apostar todo por el video vertical, que no va más allá del móvil; la falta de contenidos interesantes. Pero todavía es muy temprano para sacar conclusiones. Por ahora YouTube está tranquilo. Y Facebook posiblemente deba comenzar a repensar su estrategia de video. 

Anuncios

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.