Realidad virtual y el adiós a la audiencia

Arranquemos por la cita: 

El poder real de la realidad virtual es eliminar por completo la separación entre la audiencia y los actores (…) El futuro del arte de la filmación no se limita a las películas 3D más inmersivas posibles -es una mezcla de cine, video juegos, teatro inmersivo  y juegos de rol. 

En estos días estuve leyendo Defying Reality: The Inside Story of the Virtual Reality Revolution, de David Ewalt. El libro se ocupa de la historia reciente de los avances en realidad virtual, con mucho foco en empresas como Oculus y HTC. Desde ya, uno de los temas que sobrevuela sus páginas tiene que ver con la larga historia de fracasos de las tecnologías de realidad virtual. Recién a partir del suceso de Oculus ha comenzado a asomar un mercado viable de contenidos en realidad virtual. 

En una Internet donde los contenidos buscan un constante involucramiento emocional con respecto a los usuarios, el espacio de los contenidos en realidad virtual llegan para completar los espacios más inmersivos. Ya no se trata sólo de vivir las experiencias a través de otros; las posibilidades se orientan a que podamos participar de esos entornos como si nos encontráramos allí.

Por ahora, la mayor parte del uso de la realidad virtual en el mercado de viajes ha estado focalizada en mostrar paisajes y lugares. Pero claramente el futuro no pasa por los escenarios donde todo se limita a mirar. El involucramiento en la realidad virtual debería orientarse a crear narrativas de viaje donde los usuarios activen y participen de la acción. 

Pero como evaluamos en una entrada reciente, por ahora la realidad virtual en el mundo de los viajes tiene mucha más presencia en el espacio profesional y corporativo -aerolíneas, aeropuertos, etc- que en el segmento dedicado a los usuarios finales. Allí, a la hora de pensar en los usuarios finales, hay mucho más desarrollo en el mercado de video juegos y de las películas de ficción. 

La aparición de más opciones en cámaras 360 va a ser el primer paso para la extensión del video inmersivo en el mercado de viajes. Pero eso es apenas el primer paso. La clave no pasará por el video; pasará por la inmersión en narrativas que logren conectar emocionalmente con los deseos y experiencias de los usuarios.

Anuncios

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.