Originalidad e Instagram, otra vuelta

Es un tema que siempre vuelve: la falta de originalidad de las fotos de viajes tomadas por turistas. Era un tema que aparecía en la época en que Flickr era el principal sitio de la Web en cuanto a fotos. Y desde ya continúa hoy, en la era de Instagram. La hipótesis que planteamos era que de todos modos algunas cosas habían cambiado. Antes más bien la crítica de falta de originalidad se centraban en que todos los turistas sacaban las mismas fotos a los mismos objetos turísticos, como monumentos, paisajes y calles. Hoy más bien la crítica pasa por el foco en la selfie y en la aparición del turista

Y eso se puede ver en la nota que Quartz le dedicó a la cuenta @Insta_Repeat, que se dedica a recopilar fotos de viaje muy similares entre sí a pesar de ser tomadas por diferentes personas. Las conclusiones de la nota de Quartz son bastante categóricas: “nadie es original en Instagram”, “todos vivimos las mismas vidas” y cosas por el estilo. Con tan poca originalidad como las fotos que critican. Tal vez podamos ver las cosas con otra perspectiva. 

Por ejemplo, esta recopilación de fotos donde el protagonista aparece de espalda en uno de los extremos de una canoa. 

La leyenda de la canoa

O estas imágenes contemplativas en el cañon Antelope, en Page, Arizona, Estados Unidos.

El Cañón de Antelope, en Page, Arizona, otra figurita repetida. 

O este uso del auto para tomar esa foto donde aparecer contemplando la espectacularidad de una aurora boreal.

 Repeticiones bajo la aurora boreal. 

Seguramente el punto más obvio a la hora de la crítica es simple: a pesar de que se trata de fotos que buscan mostrar un momento único, ponerlas una al lado de otra permite verlas como simples clichés. No tienen, en conjunto, nada de especial u originalidad. Y es bastante cierto con sólo mirar otras recopilaciones de @Insta_Repeat.

Pero nuevamente hay que marcar algo: aún cuando poco originales en conjunto, esas fotos pueden ser significativas para quienes las tomaron como para aquellos que quieren visitar esos lugares. Esto es, pueden ser originales e importantes desde sus perspectivas y para sus propias experiencias, realizadas o por realizar. 

De todos modos, no podemos dejar de marcar que ciertas estrategias de construcción de la “experiencia especial” en Instagram están camino a agotar su relevancia vía la repetición. Algo que ya señalamos sobre el tema del uso constante del involucramiento emocional por parte de los youtubers, por ejemplo. Pero eso, claro, es un problema de los que producen contenidos o quieren vivir de eso. No es un problema de los turistas, que van a seguir rescatando esas imágenes como una forma de recordar su experiencia, más allá de cuán original sea esa representación

Anuncios

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.