PokemonGo: de los juegos y la localización a los viajes

Hace algo más de 2 años se lanzaba PokemonGo. Al principio fue un furor, y era muy fácil encontrar en las calles grupos de personas atrapando pokemones. La gran novedad era la posibilidad de combinar realidad aumentada y geolocalización con un juego protagonizado por personajes muy conocidos por los gamers.

Con el paso de los meses el fenómeno se aplacó y salió de la vista de los jugadores casuales. Y para quienes no están involucrados con el juego, la impresión generalizada es que ya nadie lo usa. Y lo cierto es que al menos por un año el juego tuvo pocas novedades y se hizo un tanto aburrido. No se agregaron muchas funcionalidades, en buena parte por problemas ligados con el funcionamiento de PokemonGo, nunca muy estable. Pero eso cambió en los últimos 9 meses, y Niantic, la desarrolladora del juego, no ha parado de agregar novedades.

Pokemon Go ha logrado contruir una sólida base de jugadores que todos los días llevan a cabo las diferentes tareas. Que no es sólo atrapar a partir de la pokebola. Hay que luchar para tomar los gimnasios y atrapar pokemones legendarios; enviar regalos; recolectar monedas por el tiempo de permanencia del pokemon en el gimnasio; hacer intercambios; girar paradas y obtener objetos; y acumular puntos para acercarse al nivel 40, que por ahora es el máximo del juego.

En los últimos tiempos el juego ha enfatizado cada vez más su parte social. Por un lado, para capturar pokemones legendarios hay que trabajar en equipo con otros jugadores, y coordinar con ellos para estar todos presentes en el horario en que aparece. Lo que implica colaborar en grupos en aplicaciones como Discord y WhatsApp. A eso le pueden sumar el tema del listado de mejores amigos, que se construye a partir del envío de regalos virtuales y de participar de manera conjunta en las raids, o combates en los gimnasios.

En diciembre del año pasado había más de 20 millones de jugadores que lo usaban todos los días, y ese número creció este año. Para los que jugamos, en los últimos meses se pudo ver como es cada vez más complicado tener espacio en los gimnasios para recolectar monedas. Y eso se da tanto porque hay más jugadores en las calles como por la activa presencia de flys, que son los aquellos que a partir de aplicaciones que falsifican la geolocalización del teléfono juegan directamente desde sus casas.

Uno de los grandes cambios del juego fue que Niantic comenzó a organizar muchos eventos. Algunos de ellos específicamente orientados al juego: día de la comunidad dedicado a un personaje en particular, con versión shiny y con un golpe exclusivo; cambios periódicos de los legendarios; y grandes eventos presenciales. Este último punto es lo que más interesa para esta entrada

En 2017 se organizó el primero de los grandes eventos del verano de los países del norte. Se hizo en Chicago. Gran asistencia, pero penoso desde lo técnico, con muchos problemas de conectividad. Niantic de hecho terminó con juicios y devoluciones de dinero. Pero estaba claro que a los usuarios de PokemonGo les interesaba este tipo de encuentros. Y este año decidieron ir más allá y se organizaron grandes eventos en Chicago, Dortmund y Yokosuka, Japón.

Eventos de Pokemon Go en este verano en el norte

Como verán, cada evento presencial está ligado a una serie de objetivos que la comunidad global debe cumplir. Si lo hacen -y por ahora siempre lo han hecho- se libera un determinado evento. Por ejemplo, que los pokemones legendarios Articuno y Zapdos se encuentren en todos los gimnasios durante 3 horas un día determinado.

El evento de Dortmund llevó 170 mil personas a la ciudad. Era gratuito, se desarrollaba en su parque principal, y tuvo en los primeros momentos  bastantes problemas técnicos, que se resolvieron con el correr de las horas.

https://twitter.com/PokemonGoApp/status/1017094302114037760

Chicago, por su parte, era con entrada paga. Volaron en media hora a su precio original de veinte dólares. Y luego se vendían en los sitios de subastas a 400 dólares o más. En esta ocasión el tema técnico funcionó mucho mejor, y el evento sirvió para lanzar algunos pokemones exclusivos de la cuarta generación, que aparecieron primero allí y que recién en los próximos días saldrán para la comunidad global. Yokosuka, por su parte, se hará a fines de agosto.

Claramente Niantic ha encontrado otro nicho importante del negocio. Si los usuarios de PokemonGo está acostumbrados a movilizarse para jugar, la idea de viajar para participar en eventos es bastante interesante. Ya hay pokemones regionales y que sólo aparecen en ciertas parte del mundo. Quienes viajan -físicamente, no como flys– puedan mostrar que visitaron ciertas zonas del mundo gracias a que tienen esos pokemones en su Pokedex.

No hay que esforzarse demasiado para encontrar las vinculaciones entre jugar PokemonGo y viajar. Ya sea por tu propia ciudad en el día a día como en las ciudades que visitas. De hecho, es bastante común encontrar guías y mapas de muchas ciudades en el mundo con consejos sobre dónde conviene jugar o hay más pokeparadas. Incluso hasta hay tarjetas de viajeros hechas por sitios como The Silph Road. A eso hay que sumar que la parte social del juego ha impulsado la colaboración con otros como algo muy usual, así que es bastante común que el jugador de PokemonGo busque conocer a otras personas para poder llevar adelante tareas como los combates con pokemones legendarios.

En todo caso, lo que falta por ahora en la aplicación de PokemonGo son más herramientas públicas que muestren los viajes de los usuarios, así como su presencia en los grandes eventos. Aunque probablemente ese tipo de opciones y medallas ya estén en los planes de Niantic, así como la posibilidad de agregar mensajería directamente al interior de de la aplicación, algo que se puede desarrollar a partir de tu lista de amigos.

Y si alguien me quiere agregar a su listado de amigos 😎

Anuncios

2 comentarios sobre “PokemonGo: de los juegos y la localización a los viajes

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.