Historias, el modelo dominante de publicación en la Red

Cuando Snapchat comenzó a popularizar el modelo de las historias, muchos usuarios reaccionaron con bastante escepticismo frente al formato de publicación. Los contenidos eran básicamente fotos y videos verticales; efímeros -tardaban 24 horas en desaparecer-; te obligaban a usar la cámara y herramientas de edición de Snapchat; y no tenían comentarios públicos. Muchos dijeron que jamás publicarían en un formato efímero y orientado sólo a redes sociales. Un par de años después están publicando en las Historias de Instagram sin mayores problemas.

Es cierto que el formato Historias sufrió una serie de cambios para poder atraer a más público. Por un lado, fue copiado por Instagram y allí encontró un enorme suceso -y hoy ya se pueden encontrar funcionalidades similares en Facebook, Facebook Messenger y WhatsApp, y Google se prepara para lanzar AMP Stories y YouTube Stories. Mientras, Snapchat, donde se originó la tendencia, pelea por mantener su relevancia. Por otro, y aunque sigue siendo básicamente efímero y se borran a las 24 horas, ahora hay archivos para recuperar rápidamente las fotos y videos publicados, y se pueden compartir contenidos desde otras aplicaciones -por ejemplo, desde GoPro y Spotify hacia Instagram Stories.

Desde principios de 2016, la publicación de Historias en la Red creció un 842% de acuerdo a la consultora Block Party. Entre todas las redes sociales que tienen Historias estamos hablando de más de mil millones de usuarios. En el reciente F8, el evento anual de Facebook, reconocieron que las Historias van camino a superar al Muro (“Feed”) como principal lugar donde los usuarios se dirigen primariamente para publicar contenidos.

El éxito de las Historias desde ya tiene que ver con el ascenso del móvil como espacio principal de consumo de contenidos. Se trata de una forma mucho más simple de publicar, y que desarma la estructura tradicional de títulos y texto, y nos obliga a pensar primero en las imágenes y luego en textos sobreimpresos,  emojis y dibujos sobre el fondo (en el caso de que los consideremos necesarios).

A medida que Google comience a implementar sus propios formatos de Stories en la Web y YouTube, y Facebook siga manteniendo su presencia a través de distintas redes, ya iremos hacia un nuevo escenario para las Historias: la de funcionar casi como un formato obligatorio para las redes sociales y sitios Web. ¿Se sumarán otras redes, como Twitter, a la tendencia? ¿Tendrá que implementar WordPress algo por el estilo para darle nuevo dinamismo a los blogs?

Más sobre el tema en TechCrunch.

Anuncios

Ya comentaste?