Skip to content

Insta360 One, usos viajeros y cotidianos de una cámara 360

Desde hace unos 4 meses uso una Insta360 One como mi principal cámara 360, luego de casi dos años de utilizar para ese propósito la Ricoh Theta S. Hay varias diferencias entre ambas, pero la más importante pasa por la concepción del uso y la integración con el software. Las nuevas cámaras 360 -además de la Insta360 One hay que poner en esa categoría a Rylo y GoPro Fusion– apuntan a crear videos tradicionales además de los 360. La idea de fondo es simple: “shoot first, edit later”. Y esa edición se hace sobre todo en dispositivos móviles (hagan clic en el play para ver las fotos 360).

Y aunque la cámara tenga ya varios meses en el mercado, las recientes actualizaciones de firmware mejoraron mucho su funcionamiento, sobre todo en el tema de estabilización de imágenes, donde había quedado por detrás de sus competidores.

En esta entrada no vamos a hablar de las funciones de edición en el móvil a partir de la aplicación de Insta360. Eso lo dejamos para la entrada de mañana.

Insta360 One, características básicas

La Insta360 One es una cámara 360 que filma con resolución 4k, y fotos hasta 24 megapíxeles, con una apertura de 2.2. La calidad de las imágenes que se obtienen durante el día, sobre todo con luz solar, es muy buena, pero por la noche si es posible observar bastante ruido en la imagen. Los videos originalmente en la cámara se guardan en un formato propietario (insv) pero se exportan en MP4 desde la aplicación para móviles.

Para poder usar la cámara, hay que conectarla vía Bluetooth o puerto físico a la aplicación, disponible en iOS y Android. Desde allí podemos hacer fotos, videos, timelapses, “bullets” y ráfagas de fotos. Desde el botón de encendido físico de la cámara también se pueden hacer fotos (un clic), videos (dos clics) y una función a configurar desde la aplicación (tres clics). No es una gran solución, ya que a veces hacemos dos clics para los videos y toma una foto. Es más seguro usar la aplicación.

La cámara ya viene con un conector Lightning para iPhone / iPad, pero se puede comprar un adaptador para Android. Esta función es clave, ya que al conectarse al puerto del teléfono permite visualizar y transferir los archivos. Por desgracia esto no se puede hacer vía Bluetooth o Wifi, lo que puede ser un poco molesto a veces.

Algo que no me gusta: no tiene entrada para micrófono externo, algo muy importante cuando grabamos en exteriores. Una lástima, con ese agregado la cámara sería mucho más interesante para crear videos de viaje.

La estabilización, punto clave

Uno de los puntos clave de la reciente actualización del firmware de la cámara tiene ver con la función FlowState, que le brinda mucha mejor estabilización que al momento del lanzamiento. Esto permite producir videos que parecen hechos con un gimbal, pero en los que simplemente llevamos la cámara en un selfie stick o sobre el teléfono.

Y en este punto aparece una de las claves de esta cámara: hacer videos 360 es su funcionalidad más obvia, pero no necesariamente para obtener al final videos 360. La filmación se puede usar perfectamente para crear videos tradicionales, en los que además se juega con los enfoques y ángulos. Usar una cámara 360 agrega posibilidades más interesantes al video tradicional. Y si además la imagen sale bien estabilizada y sin necesidad de hardware extra, como un gimbal, mucho mejor.

Para filmar en 360 grados, la cámara tiene dos lentes, cada una de 170 grados de cobertura. Luego une las dos imágenes en una, un proceso conocido como stitch. La unión no se nota demasiado, salvo los días demasiado soleados, ya que en ese caso encontrarán diferencias de color importantes en el cielo.

Un tema de la estabilización: por ahora FlowState sólo funciona cuando exportamos el video a un dispositivo iOS, como iPhone o iPad. Prometen que habrá versión para Android en los próximos meses.

La Insta360 One tiene una serie de accesorios, como un selfie stick pensado para que aparezca en la filmación -no tiene superficies salientes-, un disparador Bluetooth, una carcasa para poder usarla bajo el agua, un conector a puerto miniUSB -para Android- y más.

La batería permite filmar alrededor de una hora de video de manera continua. Está dentro del cuerpo de la cámara, así que no se la puede remover y reemplazar por otra. La carga se hace vía puerto miniUSB. Para almacenamiento permite usar tarjetas microSD de hasta 128GB.

Una de las funciones más curiosas de la cámara es el modo “Bullet”. Se trata de video ultralento, en el cuál unimos la cámara a un hilo de plástico o al selfie stick, y lo hacemos girar a nuestro alrededor. Se genera un particular “efecto Matrix” que siempre va a llamar la atención en las redes sociales.

El precio como ventaja

Una de las ventajas principales de la Insta360 One es el precio. En Estados Unidos se vende a 299 dólares, un valor bien por debajo de la GoPro Fusion (699 dólares) y la Rylo (499 dólares). Y ofrece un software de estabilización comparable con estos dos modelos, con lo que por ahora es una de las cámaras 360 con mejor relación precio – calidad.

Mañana, otra entrada dedicada al software de edición de la cámara, un punto importante sobre todo para producir video para blogs y redes sociales.

Anuncios

6 thoughts on “Insta360 One, usos viajeros y cotidianos de una cámara 360 Leave a comment

  1. Tengo la Insta 360 Nano. Funciona bien pero no puedo exportar las fotos. es virtualmente imposible bajar las fotos a la tarjeta de memoria insertada en la camara. Alguna idea? Saludos

    • No tengo ese modelo, pero a mí me deja exportarla sin problema a la memoria del teléfono o a las redes sociales. Actualizaste la aplicación?

  2. La aplicacion la actualicé, quizás tenga que actualizar el firmware. Yo me compre ese modelo y una cámara 360 Lyfie para Android que me costó 100 USD. Mil veces mejor la Insta360 pero por el precio la otra está bastante bien. Me fijo después que actualice el firmware y te cuento. Saludos

    • No conocía a la Lyfie, pero me hace recordar un poco al mod 360 de Motorola para el Moto Z por la forma de la cámara y cómo queda sobre el teléfono. Claro que la conexión es diferente, la Lyfie es más universal al ir vía mini USB B

Ya comentaste?

A %d blogueros les gusta esto: