Restaurantes y turistas: Venecia y los enclaves turísticos

Allá por 2007, publicaba una entrada inspirada en un texto del economista Tim Hartford, que sostenía que los restaurantes en lugares turísticos no tenían mayor incentivo en mejorar su menú por la sencilla razón de que sus clientes, los turistas, pasarían por allí casi seguramente por única vez. Y como no conocían la zona y no tenían mayor idea de mejores alternativas, terminaban pagando muy caro platos de comida mediocre.

Las cosas han cambiado desde 2007, y los sistemas de reputación en Internet hoy tienen mucha más presencia. Así, los turistas pueden investigar en TripAdvisor, Google Maps, Yelp y más a la hora de seleccionar restaurantes. Lo que podríamos hipotetizar es que ahora los turistas tienen más posibilidades de seleccionar mejores restaurantes, y que eso debería llevar a los comercios a mejorar su oferta y bajar los precios.

Pero a veces esas hipótesis no son tan simples de aplicar. En estos días se transformó en noticia los abusos en los precios cobrados a los turistas en restaurantes de Venecia. Que, convengamos, no es un tema nuevo. La ciudad tiene fama de ser muy cara, en particular los lugares cercanos a la Piazza San Marcos. Por ejemplo, consumidores que se encontraban que les cobraban cargos extra por “entretenimiento musical” porque allí toca una orquesta de manera permanente.

Canal Grande, Venecia
Canal Grande, Venecia

Ahora la noticia es que a 4 turistas japoneses les cobraron más de 1300 euros por cuatro bifes con papas fritas, agua y servicio de mesa. Terminaron haciendo la denuncia en la policía, y el alcalde de la ciudad manifestó su indignación. Otras tres turistas japonesas terminaron pagando 350 euros por tres platos de pasta con mariscos. El tema de los abusos de restaurantes de Venecia con respecto a los turistas cierra bien con el diagnóstico de Hartford allá por 2007: los matan con el precio, total no van a volver. Y la mayor parte de los restaurantes de la parte histórica de Venecia están en una situación similar.

Para zafar de este problema, no basta con chequear los servicios Web de información local. Hay que salir, directamente, de las zonas más turistificadas. Si se quedan en el enclave turístico lo más probable es que terminen pagando caro. También es importante tener como principal comida el almuerzo, porque en ese momento del día se puede conseguir mejores precios y menúes fijos -aunque eso no corre en la hiper turistificada Venecia, que se está quedando sin habitantes.

Actualización: Quartz publicó una nota sobre “cómo evitar” este tipo de estafas. Pero falla en un punto: Venecia no es una ciudad cualquiera, es un espacio hiperturistificado. Te obliga a alejarte bastante del centro histórico, hacia áreas como Dorsoduro, por ejemplo.

Anuncios

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.