La línea G de Motorola es la gama media de la marca, pero en el último año los dispositivos lanzados ya apuntan a tener cada vez más prestaciones que antes asociábamos con los modelos más caros. En el caso del Moto G5s Plus, hay varias cosas que parecen más bien propias de las líneas X y Z, que son las más caras: un cuerpo por completo de metal, sin plástico; una cámara con dos lentes; y una batería de 3000mAh. Lo que vemos entonces es que este modelo nuevo del G5 busca tener prestaciones más avanzadas en cuanto a la duración de la batería y en el tema fotografía.

Cuerpo, pantalla, batería

Lo primero a remarcar: a simple aspecto, parece una terminal de gama alta. No hay mucho que recuerde a los modelos anteriores, en particular el G4, que era mayormente de plástico. Aquí tenemos un diseño unibody, en metal. Lo cuál hace al teléfono más estilizado y elegante, pero impide cambiar la batería, como los modelos anteriores. Nos encontramos en este punto, de todos modos, con una batería de 3000mAh, que dura todo el día. Al menos en mi experiencia de uso durante la semana, está un poco por debajo de los modelos Z Play, pero es bastante mejor que la mayoría de los gama media que he probado. Para los viajes este tema es clave, ya que no siempre tenemos la oportunidad de recargar el teléfono al estar todo el día recorriendo una ciudad.

La pantalla está realmente muy bien. Es Full HD, con 1080p de resolución y 5,2 pulgadas de tamaño, con lector de huellas dactilares para desbloquear el teléfono. Permite agregar una tarjeta microSD a la memoria hasta por 256GB más, lo que está realmente muy bien. Más que en las últimas versiones Android ya permite usar mejor estas memorias externas.  La memoria interna del dispositivo que probé es de 32GB; se queda un poco corto si son de producir mucho contenido audiovisual, pero para la mayoría de los usuarios está OK. Si van a hacer muchos videos, mejor sumen una tarjeta microSD.

La memoria RAM se hace notar: 3GB, que resultan en un teléfono que funciona rápido. Claro que en este punto la prueba siempre es ver como responde el sistema operativo a medida que instalamos y desinstalamos aplicaciones. Lo sabremos en unos meses.

Una cámara, dos lentes

Uno de los puntos que más llama la atención de este modelo es la cámara, de 16 megapíxeles y dos lentes, como muchos de los nuevos celulares de gama alta. Motorola decidió enfocar este tema hacia la profundidad de las fotos, y de esa manera obtener resultados tipo cámara réflex, con fondos desenfocados. Al menos hasta ahora los resultados no están a la altura de las expectativas. Si leen reseñas en Internet, verán que hay muchos usuarios con quejas sobre las prestaciones de la cámara. Pero muchas responden a las versiones previas del software, que ya fue actualizado varias veces desde Motorola, y ha mejorado mucho con respecto al lanzamiento original. Las fotos con profundidad siguen exigiendo más tiempo para las tomas, y el editor permite hacer varias mejoras. De todas maneras, hay espacio para mejorar más, y sacarle mucho más partido a las dos lentes, hoy muy concentrado en los retratos.

Uno de los puntos que más me gustó son las prestaciones de video, que llegan a 4k en 30fps. Pero los mejores resultados los obtuve con 1080p en 60fps. Para un gama media se trata de características interesantes en cuanto a video. Para viajes es un punto más que importante, ya que hoy muchos viajeros ya sólo toman fotos y video con sus móviles, sin llevar dispositivos dedicados. En este caso nos encontramos con una buena alternativa a la hora del video. Tiene slow motion, además. Pero la parte de video no se puede editar vía la app de Motorola, así que tendrán que usar algún programa de terceros.

Otro punto alto de la cámara: el modo panorama. El software permite tomar sin problemas panoramas horizontales y verticales, con vista previa en tiempo real y procesamiento muy rápido. Los resultados son realmente muy buen con luz natural.

Les recomiendo además que usen el modo profesional para tomar fotos. Ya otros modelos de Motorola lo incorporan, pero en este modelo de dos lentes se le puede sacar mucho más provecho. Pueden jugar con la luz, ISO, etc. Muy simple de usar y buenos resultados.

Debajo, algunas de las fotos que tomé con el Moto G5s, la mayoría de ellas con el modo profesional. Ninguna de ellas puede editada luego, están tal cuál se las tomó, aunque reducidas en tamaño para que carguen más rápido.

 

En resumen

Un teléfono gama media que parece más bien gama alta, con muy buenas prestaciones de batería, pantalla y video. Todavía le queda espacio para mejorar a la cámara en cuanto a las fotografías, algo que ya se está dando a partir de las mejoras del software de Motorola. Por prestaciones -larga duración de la batería, fotos con profundidad, video de hasta 4k, memoria microSD de hasta 356GB- es un modelo más que interesante para viajeros.

En Argentina se puede comprar desbloqueado desde 10 mil pesos en la tienda de Motorola, además de los operadores telefónicos. Fuera de Argentina pueden chequear en Amazon para tener un precio de referencia.

Muchas gracias a Motorola que nos cedió una unidad del G5s para hacer esta review.

Anuncios