Google Maps es una de las aplicaciones más útiles para usar en viajes. A la hora de orientarse y descubrir lugares es seguramente la opción más popular, aunque como vamos a mencionar más adelante, hay algunas alternativas. Para esta entrada nos vamos a concentrar específicamente en los recorridos por las ciudades a través de Google Maps.

Para un viajero hace 20 años atrás salir de viaje hacia un lugar desconocido implicaba una serie de lecturas previas, mucha investigación y la compra de al menos una guía de viajes, que luego nos acompañaba en el recorrido. Hoy son unos cuantos los que conservan la costumbre de comprar guías, pero una buena parte de los viajeros optan por obtener su información directamente desde sus celulares. Para ello, suelen almacenar información en sus teléfonos a partir de usar determinadas aplicaciones, u optan por buscar muchos datos en el destino.

La segunda posibilidad implica que tenemos que contar con conectividad permanente en el lugar a visitar. Por suerte, esto es cada vez más fácil. Las compañías de celulares de Argentina hoy ofrecen distintos planes de tarifa fija para no tener los habituales problemas con el roaming, y en muchos países se puede comprar de manera muy simple tarjetas SIM para colocar en nuestro teléfono, o routers móviles que se suelen retirar directamente en el aeropuerto. Algo importante a tener en cuenta: el teléfono tiene que estar liberado, y tiene que aceptar la mayor cantidad de bandas de comunicación disponibles, como para no tener problemas y poder usarlo en cualquier lugar del mundo.

Cómo usar Google Maps

El primer uso relevante de Google Maps tiene que ver con buscar direcciones y ubicarnos en el mapa. Esto es algo que hacemos incluso cuando estamos en la ciudad donde vivimos. Pero cuando estamos lejos de casa es una funcionalidad que tiene sus limitaciones: por más que sepamos en qué lugar del mapa nos encontramos, no es tan sencillo saber cómo desplazarse hacia otro lugares.

Google Maps

Google Maps tiene en la mayor parte de las grandes ciudades mucha información sobre transporte público. Podemos usar la aplicación para ir desde un punto a otro; conocer el valor del boleto; conocer los horarios en los que pasa cada servicio, y más datos. Incluso podemos usarlo en modo navegación, que nos van indicando en voz alta el recorrido; se trata de una funcionalidad muy útil para aquellos que van a viajar en su propio auto. Google Maps nos indica cuáles son las rutas más congestionadas y nos brinda información sobre vías alternativas. También hay rutas para bicicletas.

Si tienen activado el servicio, Google Maps va a guardar todos sus recorridos de manera privada; luego, basta volver al día que nos interese para ver qué lugares visitamos y cuál fue el camino que realizamos. Google Maps separa la información en distintos apartados, lo que permite ver por ejemplo cantidad de ciudades visitadas en un año, aeropuertos que usamos, y otros ítems importantes para los viajes. Si no puede identificar con precisión el lugar en el que estuvimos, nos pide que definamos el sitio de manera manual a partir de una serie de alternativas.

También podemos anotarnos en el programa de Google Local Guides; cada vez que publicamos sobre un lugar, lo calificamos o subimos una foto, nos da cierta cantidad de puntos. Todos los lugares que agreguemos, comentemos o califiquemos aparecerán en la parte de Tus contribuciones. Esta parte es interesante ya que nos permitirá buscar lugares donde comer o tomar algo, además de referencias sobre hoteles y otros comercios.

Algo muy útil es usar la función de “Áreas sin conexión”. No siempre vamos a tener acceso a Internet, y por ello Google Maps nos da la opción de bajar una zona del mapa para tenerla almacenada en la memoria del teléfono. Hay que renovar el permiso cada cierta cantidad de tiempo, o el mapa se borrará. Conviene, por ejemplo, almacenar la zona de la ciudad donde vamos a alojarnos, por ejemplo.

Por cierto, desde hace algunas semanas Google Maps tiene una opción por la cuál podemos avisar a familiares y amigos donde estamos y el recorrido que vamos a hacer. Esa funcionalidad se desactiva tras un lapso de tiempo; por ejemplo, una hora.

Y a medida que los usuarios cada vez usan más la aplicación, Google recolecta más y más información. Nos puede avisar, por ejemplo, cuando en un bar hay menos asistencia que de costumbre, por si nos interesa visitar un sitio y preferiríamos que no estuviera tan lleno. Y desde ya también nos puede mostrar a qué día y hora hay más gente en ese local.

Las alternativas a Google Maps

¿Hay alternativas a Google Maps? Existen otros servicios como el caso de Apple Maps o Here, por ejemplo. Pero ninguna alternativa es tan completa como Google Maps, que se ha transformado en la opción casi por defecto a la hora de hablar de mapas.

Hay otros servicios muy interesantes a la hora de buscar lugares donde comer o tomar algo. Por ejemplo, Foursquare, con una enorme base de lugares y comentarios. O el popular Yelp, que es muy útil en países como Estados Unidos, por ejemplo. Se trata de alternativas más concentradas en conocer nuevos lugares o encontrar sitios para almorzar o tomar algo, y no tanto en los mapas.

Facebook, por cierto, viene trabajando desde hace tiempo en su propio servicio de recomendaciones con el fin de competir con Google Local Guides. Como además muchos negocios tienen su página en Facebook, es una plataforma interesante para hacer búsquedas sobre lugares a conocer en una ciudad.

Para aquellos que manejan, Waze es seguramente la alternativa más conocida a Google Maps. También es propiedad de Google, y está completamente orientada a conductores. Tiene muchísima información sobre las condiciones del tráfico, avisa sobre cámaras de vigilancia de la velocidad, y más funciones.

Anuncios