Desde hace varios años Salta se ha transformado en una de las puertas de entrada al noroeste argentino. Situada aproximadamente en el centro de esa región, muchos turistas optan por elegir la ciudad como base para luego hacer los recorridos hacia otras localidades cercanas. Por ello, en esta entrada te contamos qué datos necesitas para organizar tu viaje a Salta.

La ciudad de Salta es una de las que mejor conectividad aérea tiene con otras ciudades argentinas. No sólo hay vuelos a Buenos Aires; también hay conexiones directas hacia Córdoba, Mendoza, Rosario e Iguazú, entre otras alternativas. 3 aerolíneas hacen vuelos de cabotaje. Aerolíneas Argentinas, LATAM Argentina y Andes. Entre todas brindan más de 10 vuelos diarios, y las frecuencias se incrementan en los meses de mayor demanda. Este aeropuerto es internacional ya que tiene varios vuelos hacia otros países. Por ejemplo, BOA la conecta con Santa Cruz de la Sierra en Bolivia, y LATAM con Lima. La amplia conectividad de este aeropuerto ha sido una de las claves para el desarrollo turístico de la zona.

El aeropuerto se encuentra a unos 9 kilómetros del centro de la ciudad, por lo que el trayecto se hace muy rápido. Hay servicios de taxis, y también pasa por allí uno de los ramales de la línea de colectivos que recorre la ciudad, el 8A. Eso sí, esta última opción sólo si no van muy cargados y no tienen tanto apuro. Muchos hoteles de la ciudad tienen traslado gratis al aeropuerto, consulten antes de reservar.

La ciudad de Salta tiene una característica particular: buena parte de la arquitectura de la ciudad es neocolonial. Por ello, una de las mejores actividades para hacer en Salta es simplemente dedicarse a caminar por el centro histórico, por la plaza central, y detenerse en locales de artesanías y bares. Debido a su estructura regular de tipo damero, es bastante fácil orientarse en la ciudad. Una buena opción es arrancar con nuestros recorridos a partir de una referencia: la plaza 9 de julio, en el centro de la ciudad.

Como en las localidades ubicadas en la zona del noroeste, la temporada alta en Argentina, entre diciembre y marzo, suele ser bastante lluviosa y calurosa. Otros meses, como mayo y septiembre, aparecen como mejores alternativas. No son tan lluviosos y son frescos, pero sin el frío que se da entre mayo y agosto.

Teleférico Salta

Teleférico Ciudad de Salta

Qué hacer en tu viaje a Salta

Uno de los recorridos más tradicionales de la ciudad es el que pasa por varias de sus principales iglesias. El punto de comienzo suele ser la Catedral, ubicada justo frente a la plaza 9 de julio. La construcción actual data de mediados del siglo XIX, luego de que la anterior fuera destruida en un terremoto. Es monumento histórico nacional. El interior se encuentra muy decorado, y se trata de una de las catedrales más interesantes del país. Otra de las iglesias que hay que visitar es la de San Francisco, que es una de las postales tradicionales de la ciudad, en particular por las fotos de su fachada iluminada en las noches. Sus colores y ornamentación la convierten en una de las iglesias más conocidas de la Argentina, y realmente es una gran experiencia visitarla y recorrer su interior. La iglesia de San Francisco se encuentra a muy poca distancia de la plaza principal de la ciudad.

El Museo de Arqueología de Alta Montaña se encuentra situado justo frente a la plaza central, y es uno de los sitios más visitados de la ciudad. Se lo construyó para albergar los hallazgos realizados en el volcán Llullaillaco, en particular los cuerpos de 3 niños que habían sido sacrificados por los incas por razones religiosas. Debido al frío y la sequedad de la zona los cuerpos se mantuvieron momificados en excelentes condiciones. En el Museo existen instalaciones destinados a conservarlos en condiciones muy similares, por frío y humedad, a las originales de la montaña. Se los exhibe de manera rotativa de a uno por vez. Además hay instalaciones para mostrar el resto de los objetos encontrados por la expedición.

Si les interesan los museos, tienen además el Museo de Antropología, un poco más alejado del centro, cerca del Monumento a Güemes. Allí van a encontrar muchos objetos interesantes del pasado de Salta, en particular antes de la colonia española.

El Cerro San Bernardo es otro de los atractivos de la ciudad, de donde van a poder obtener una gran vista del casco urbano. Se puede subir en auto, caminando o, de manera muy práctica, en un teleférico. En la parte de arriba hay desde ferias artesanales hasta toda una zona de fuentes de agua. Si el día está soleado van a tener una gran oportunidad para hacer muy buenas fotos. O pueden subir al atardecer, y ver como la ciudad se ilumina mientras cae la noche.

El Cabildo de la ciudad es otro de los espacios tradicionales y con muchos visitantes. Además de contener muchos elementos históricos importantes, los balcones permiten asomarse a la plaza central y tener un gran panorama del casco histórico de Salta capital.

La ciudad tiene dos peatonales importantes. Se trata de las calles Balcarce y Caseros. En ambos casos nos encontramos con lugares con una gran oferta comercial y con mucha vida nocturna, con bares y peñas folklóricas.

Aunque un poco alejado del centro de la ciudad, a más de 15 cuadras, el Mercado Artesanal Tradicional es una buena oportunidad para encontrar muchas artesanías locales en un espacio arquitectónicamente muy interesante. Vale la pena hacer la caminata, aunque si están un poco cansados pueden hacer la visita en taxi.

Más actividades en Salta

Como comentamos al principio, la ciudad de Salta ha sido elegida por muchos turistas como su base para hacer excursiones y viajes hacia localidades cercanas. En tanto tiene mayor cantidad de servicios y variedad de oferta hotelera, muchos prefieren quedarse aquí y desde este punto conocer mejor el Noroeste. Hay varias opciones de lugares a conocer, que vamos a listar de manera muy resumida.

Visitar Cafayate es una de las excursiones tradicionales desde Salta capital. Aunque este lugar realmente merece una visita un poco más extensa, normalmente los tours incluyen un recorrido por el casco urbano de la ciudad y la visita a algunos de sus principales bodegas, además de recorrer las instalaciones del Museo del Vino. Uno de los puntos más atractivos de este recorrido es la ruta en sí misma, que atraviesa toda la Quebrada de las Conchas. Se trata de uno de los recorridos más espectaculares y atractivas de Argentina, y que los llevarán por una serie de impresionantes sitios naturales, como el Anfiteatro y la Garganta del Diablo, además del mirador en Tres Cruces. A medida que nos acercamos hacia Cafataye el paisaje se vuelve más árido y colorido, con formaciones naturales productos de la erosión. Es un recorrido de alrededor de 3 horas ida y otro tanto de vuelta, a lo que deben sumar las visitas en Cafayate, por lo que les tomará la jornada completa.

El Tren a las Nubes es otra de las opciones tradicionales desde la ciudad de Salta. Luego de muchos problemas en los últimos años, ahora el recorrido ha sido rehabilitado. El recorrido comienza bien temprano en bus por la ruta 51 para llegar a desayunar a El Alfarcito con productos locales. De allí siguen camino hacia San Antonio de los Cobres y a la estación de salida del tren. El viaje de una hora los dejará en el punto más famoso de este recorrido, el Viaducto La Polvorilla, donde hay un impresionante puente ferroviario, que seguramente habrán visto en muchas fotos. En ese lugar se permanece alrededor de 30 minutos, para luego volver a San Antonio de los Cobres y de allí a la ciudad de Salta. En el regreso se pasa por Santa Rosa de Tastil, parte del sistema vial andino de los incas, conocido con el nombre de Qapac Ñan. El viaje al Tren de las Nubes es uno de los clásicos del turismo argentino, y un recorrido obligatorio si queremos saber más del país.

Uno de los lugares más espectaculares que se puede visitar desde la ciudad es la Cuesta del Obispo. Es un tramo de la ruta 33, con muchas curvas, y que conecta el Valle de Lerma, donde se encuentra la ciudad de Salta, con el llamado Alto Valle Calchaquí. Esta cuesta va desde los 1270 metros de altura en el comienzo a más de 3300 en su parte final. En total toma unos 20 kilómetros. El mirador en Piedra del Molino, la parte más elevada, tiene una vista realmente espectacular si tienen la oportunidad de hacer el viaje en un día soleado. Desde la Cuesta del Obispo los recorridos siguen camino y pasan por el Parque Nacional Los Cardones, donde hay un paisaje espectacular de miles de cardones, que se ven increíbles en los días soleados. Todo el recorrido por este parque nacional se hace en la llamada Recta del Tin Tin, toda una particularidad en esa zona: 19 kilómetros rectos y sin accidentes geográficos, dignos de la llanura pampeana. De allí el tour sigue camino hasta Cachi, una hermosa localidad con muchas casas con estilo colonial español, y un clima muy agradable.

Anuncios