62 millones de turistas para este año: es la cifra de visitantes que espera New York. Va a ser un nuevo récord. Lo más impresionante: desde hace 7 años vienen rompiendo su récord anterior, año tras año. El tema viene tan fuerte que en The New York Times se preguntan cuando se puede considerar que hay demasiados turistas, y evalúan los cambios que se han dado en los últimos años en la ciudad a partir del crecimiento en la cantidad de visitantes.

En primer lugar, hoy ya se pueden encontrar turistas en zonas de la ciudad que hasta hace no mcho eran territorio exclusivo de locales. En parte esto puede deberse al tema del alojamiento y el uso de AirBNB, plataforma con la que la ciudd de New York tiene un largo conflicto. Pero también tiene que ver con la manera en que el turismo urbano ha diversificado sus intereses, sumando nuevas atracciones. Así, espacios de valor arquitectónico o gastronómico, aunque no queden tan cerca del centro histórico, se transforman en polos de atracción de turistas. Y a eso sumen que un número significativo de los turistas que llegan a New York ya visitaron la ciudad varias veces, y ahora quieren conocer nuevos lugares. La misma NYC & Company, que es la encargada del marketing turístico de la ciudad, promociona zonas alejadas de Manhattan como parte de su propuesta.

A diferencia de un buen número de ciudades europeas, la ciudad ha logrado crecer en turistas y diversificar su oferta sin que eso cause grandes dificultades a los habitantes locales. La hotelería, por ejemplo, crece año tras año, con nuesvos establecimientos fuera de Manhattan, incluso. Pero hay un punto complicado: el transporte, que francamente está por debajo de la demanda de la ciudad. El metro opera al límite a ciertos horarios, y los trenes tienen muchos problemas. La estación de Penn Station, la más transitada, hace tiempo que ofreece pocas comodidades. Ahora está en proceso de renovación de vías por 2 meses, lo que provocará muchos cambios en los horarios y en los servicios que llegaran hasta Penn Station.

Una señal de los cambios: Queens tiene, desde hace unos meses, su propia organización de promoción del turimo. Quien hubiera pensado algo así en los momentos mas complicados de la ciudad, allá por la década del ’70.

Anuncios