Llevo algunas semanas probando el Moto Z Play, que fue recientemente lanzado al mercado argentino. La particularidad de la línea Z de Motorola es que permite agregar una serie de mods gracias a incluir un conector en la parte trasera del teléfono. Se pueden agregar por ahora una cámara Hasselblad, un parlante JBL, una batería extra Incipio y un proyector. El sistema de mods está muy bien resuelto: quedan firmemente adheridos a la parte posterior del Moto Z, y toman directamente la energía de él, sin necesidad de una batería extra.

Pero vamos primero por el modelo. El Moto Z Play no es el top de la línea; es, digamos, el modelo de entrada, pero con una característica particular relacionada con su batería. Con 3510mAh dura con tranquilidad todo el día con usos bastante intensos, incluso con mods conectados la mayor parte del tiempo. La batería, por cierto, no se puede remover y está integrada en la carcaza. La pantalla es de 5,5 pulgadas. Viene con Android Marshmallow 6.0 instalado, pero se espera pronto una actualización a Android 7.0 Nougat. Tiene 32GB de memoria interna y permite agregar una tarjeta microSD de hasta 256GB.

El foco del Moto Z Play es el de ser un teléfono de usos cotidianos, por eso privilegian la duración de la batería antes que la memoria RAM o más funcionalidades multimedia. Una novedad es que tiene conector USB C, por lo que van a tener que acostumbrarse a cargar un nuevo cable junto al USB 2.0 que por ahora usan la mayoría de los modelos con Android. Otro punto interesante es el lector de huellas digitales, que permite desbloquear el teléfono sin necesidad de ingresar la contraseña. Es útil, pero hubiera preferido que se encontrara integrado al botón de Home, como en el caso del iPhone.

Aunque tampoco podemos decir que la parte de foto y video no sea fuerte. Tiene una cámara principal de 16 megapíxeles y graba video hasta 4K. La cámara delantera es de 5 megapíxeles y permite video HD 1080p, más que suficiente para videoconferencias. Es bastante liviano, con 165 gramos de peso. Usa NanoSIM, que es el mismo modelo de SIM card que el iPhone y otros teléfonos de Motorola, como el Moto X Play.

Para contarles sobre el tema de los mods para el Moto Z, armé una breve reseña en video, donde les muestro varios de ellos.

El mod que más usé fue la cámara Hasselblad True Zoom. Su uso es muy sencillo, como vieron en el video. Simplemente lo conectan en la parte posterior y se adhiere de manera firme. Luego pueden operarlo desde los botones en el mod -encenderlo y tomar fotos- o desde la app de cámara del Moto Z. El mod tiene su propio menú de opciones, que permite tomar fotos en color, blanco y negro o formato RAW. A eso le pueden sumar distintas escenas -retrato, panorama, etc. Tiene un zoom óptico x 10 y flash incorporado. El agarre es similar al de una cámara tradicional. Durante varias semanas de uso dejó de funcionar unas tres veces, y la manera de reiniciarla era muy simple: desconectar y volver a conectar el mod. El mod toma la energía de la batería del teléfono, así que no hay que cargarlo de manera separada. Un dato interesante: como parte de un acuerdo entre Lenovo y Google, pueden subir de manera gratuita las fotos en la resolución máxima a Google Photos. Por dos años va a ser gratuito; luego pueden bajar las fotos a otro dispositivo o pasar a almacenamiento pago.

Hasselblad True Zoom Moto Z mod

Hasselblad True Zoom Moto Z mod

La calidad de las fotos es realmente muy buena. Tomé muchas fotos durante un reciente viaja e Puerto Madryn, y seleccioné algunas de ellas, hechas con condiciones de luz bastante complicadas. A pesar de ello, las fotos quedaron muy bien. Las imágenes están en tamaño original y sin retoque alguno.

Para el caso de los viajes, el mod de Hasselblad es el más interesante, porque permite tomar fotos de muy buena calidad en formatos sin compresión, y que permiten una edición posterior más profesional. Teléfono y mod de cámara se transforman en un dispositivo bastante grande, pero a pesar de ello se puede llevar sin problemas en el bolsillo. Juntos pesan 310 gramos.

El segundo mod que usé bastante fue el parlante JBL. Si están acostumbrados a usar parlantes Bluetooth de buena calidad, ya sabrán que esperar de este mod. Un sonido claro y más que suficiente para usarlo cuando estamos fuera casa o comiendo al aire libre y queremos escuchar música. El mod tiene un soporte que se puede desplegar para dejar el dispositivo de pie en la mesa.

JBL Mod Moto Z

JBL Mod Moto Z

Luego tienen el mod para proyector, desarrollado por Motorola. Se trata de un accesorio útil para proyectar video o fotos en ambientes oscuros o semi oscuros, ya que cuenta con sólo 50 lúmenes. Su uso es muy simple, ya que sólo tiene dos controles, uno para encenderlo y apagarlo, y otro para ajustar la imagen.

Proyector Mod Moto Z

Proyector Mod Moto Z

Por último, también probé la batería extra, desarrollada por Incipio. Con 2200 mAh, nos da energía extra si estamos, por ejemplo, usando mucho el dispositivo para jugar. Pero con una batería de 3150 mAh, el Moto Z Play tiene para aguantar todo el día, así que no veo tan necesaria la batería extra.

Batería Incipio Mod Moto Z

Batería Incipio Mod Moto Z

El Moto Z Play se puede comprar en tres versiones en Argentina, si es que quieren adquirirlo con un mod. La versión Music Edition, con el parlante JBL, cuesta 19 mil pesos; Movie Edition, con el proyector, 26 mil pesos; y Photo Edition, con el mod de Hasselblad, 26 mil pesos.

Pude hacer la revisión de este modelo por gentileza de Motorola Argentina, que nos prestó el Moto Z PLay y los mods por algunas semanas.

Anuncios