Tokio: una guía de viajes a la ciudad que siempre quisiste conocer

Tokio es el núcleo urbano más grande del mundo. O sea: hay muchísimo para hacer y conocer. La idea de esta mini guía es contarles sobre la selección de lugares que hicimos en la visita a Tokio en junio de 2016. Desde ya, hay sitios que quedaron afuera de nuestros recorridos por falta de tiempo. Si quieren sumar alguna alternativa, tienen la parte de comentarios para hacerlo.

Durante mucho tiempo Tokio siempre fue el sueño lejano de muchos de nosotros. Una ciudad que veíamos como inaccesible por los costos. Pero que en los últimos años las condiciones económicas cambiaron, y el yen se devaluó frente a monedas como el dólar y el euro. Sumen a eso que algunas aerolíneas comenzaron a ofrecer mejores precios en los pasajes hacia Asia. El resultado es que los costos de viajar a Japón son ahora un poco más accesibles. Y razones hay muchas a la hora de conocer la ciudad: desde su impresionante arquitectura hasta los muchos productos culturales japoneses.

Como referencia para el resto de la entrada, 100 yenes son aproximadamente 1 dólar. Así que ya saben, la conversión es bastante sencilla.

Antes de salir hacia Japón

Antes de salir, hay que tomar una decisión: si además de Tokio van a dedicarse a recorrer el país, la mejor alternativa es comprar el pase ferroviario JR Pass. Lo vende la compañía de trenes JR, pero sólo se puede adquirir fuera del país, ya que es para turistas. Se compra por Internet y les llega por correo a sus casas. Este pase incluye los trenes por todo el país, con algunas excepciones, y las líneas urbanas JR en Tokio, más el servicio Nex que une la ciudad con el aeropuerto de Narita. En mi caso no lo compré porque únicamente recorrí Tokio y Kioto, así que sólo compré un ticket de tren entre ambas ciudades.

Narita es el principal aeropuerto de Tokio. Es el más amplio y más usado por los vuelos internacionales, pero también queda bastante lejos de las principales zonas de la ciudad. Por suerte, hay servicios de trenes que hacen ese recorrido. Si tienen la JR Pass, la mejor opción es Nex, ya incluido en ese pase. Si compran el ticket para NEX, sale 4000 yenes ida y vuelta, y vale por 14 días. Los asientos son numerados, hay que pasar primero por boletería para retirar los tickets, aunque tengan la JR Pass. Nex los dejará en estaciones como Shibuya y Shinjuku, entre otras. Otra opción en trenes es Keisei Skyliner. Más rápido que Nex, los deja en la zona de Ueno por 2470 yenes ida. Se puede comprar de manera anticipada en Internet. Hay otros servicios de trenes de JR y Keisei, pero que son más lentos y tienen más paradas, y que cuestan entre 1080 y 1300 yenes. El problema es que si los toman en horarios muy concurridos, van a estar en vagones bastante llenos, y con las valijas puede ser incómodo. Por último, hay servicios de micros hacia Narita, como por ejemplo Airport Limousine. Salen de varios lugares, pero pueden encontrarlos por ejemplo en la estación de trenes de Shinjuku. Cuestan alrededor de 3000 yenes el viaje ida.

Aunque la mayoría de los viajeros llegan por Narita, también es posible que aterricen en Haneda. Está mucho más cerca de la ciudad, y se puede llegar en los trenes urbanos de JR, como el Yamanote.

Recorrer la ciudad

Para moverse por la ciudad, la forma más eficiente de recorrer la ciudad es en el metro. Hay unas tarjetas para viajes ilimitados por 24, 48 y 72 horas, y que van de los 800 a los 1500 yenes. No es un valor tan económico, y vale la pena si van a hacer varios viajes en el día; al menos 5. En el sitio del metro de Tokio tienen listados los lugares donde comprarlas; tengan pasaporte a mano porque es sólo para visitantes. Si no van a viajar tanto, lo más conveniente adquirir las tarjetas que se cargan con un monto determinado. La más fácil de conseguir es la Suica. Se pueden comprar en el aeropuerto -en mi caso la adquirí en Haneda, pero en Narita también están disponibles. Cuestan 2000 yenes y vienen con 1500 yenes precargados para usar en viajes. Al regreso, la pueden devolver y recuperan los 500 yenes restantes -la devolvimos en Narita, en la planta baja.

Como Tokio tiene varias líneas de metro y trenes que pertenecen a distintas compañías, los valores de ir de un lugar a otro varían de acuerdo a las combinaciones y empresasLa forma más sencilla de conocer el precio de los viajes es revisar la combinación en Google Maps. Y aquí viene un punto importante: hay que tener conectividad a Internet todo el tiempo posible. Si tienen Google Maps se podrán orientar muy fácil, conocer el valor de las combinaciones del transporte (lo que incluye buses, metro y trenes) y buscar lugares cercanos. Tengan en cuenta que salvo la gente que trabaja con el turismo, la gran mayoría de los japoneses no habla inglés. Entonces, no van a poder preguntar nada por la calle. Ni siquiera los taxistas hablan inglés, así que si piensar usar sus servicios, lleven anotadas las direcciones en japonés.

En Japón las conexiones móviles para Internet están entre las mejores del mundo, con una velocidad que bien nos gustaría tener por estos lados del mundo. Y por las particularidades del país, es necesario tener siempre conexión a Internet para usar mapas o enviar mensajes. Se pueden adquirir por Internet módems de Internet móvil o sim cards para el teléfono, retirarlas en el aeropuerto y luego devolverlas en un sobre con respuestas postales pagadas en cualquier buzón. En serio, la conectividad permanente a Internet es imprescindible. En mi caso alquilé el router wifi en Global Advanced Communications, pero también hay otras compañías, es cuestión de chequear por Internet. Normalmente hay que pagar por adelantado, y avisar en que vuelo llegamos. Nos van a tener preparado el sobre con el router, cargador y manual, más un sobre con respuestas postales pagadas. El último día simplemente puse el router en el sobre y lo dejé en un buzón en el aeropuerto de Narita.

Qué visitar en Tokio

Si lo que quieren tener son buenas vistas de la ciudad, hay tres lugares a visitar, todos ellos con vistas de 360 grados de la ciudad. El mirador más alto está en la Tokio Skytree, con dos observatorios ubicados a 350 y 450 metros de altura respectivamente. La entrada hasta el primer observatorio cuesta 2060 yenes. Allí, si quieren ir más alto, por 1030 yenes compran el segundo pase. Si quieren evitar las filas, hay un FastPass por 3000 y 4000 yenes respectivamente. La vista es espectacular, pero lo recomendable es aprovechar los días despejados, y de ser posible subir más cerca del atardecer. El segundo mirador es la clásica Tokyo Tower, esa torre de color rojo y que hace recordar mucho a la Torre Eiffel. También tiene dos observatorios, a 145 y 250 metros de altura. Subir al primer observatorio cuesta 900 yenes, y al segundo 1600 yenes, pero todo se compra en la planta baja. Por último, si buscan la opción más económica, tienen el Tokyo Government Building, que permite subir hasta el piso 45 y tiene muy buenas vistas desde la zona de Shinjuku. Es gratis, pero a diferencia de la Tokio Skytree y Tokyo Tower, cierra bastante temprano, a alrededor de las 18:30 horas, y no podremos ver el atardecer desde allí.

Tokio: Tokyo Tower
Tokio: Tokyo Tower

Shibuya es una de las zonas más famosas, gracias a su famoso cruce de las cinco esquinas, uno de los más transitados del mundo. Van a encontrar a muchos turistas haciendo una y otra vez el cruce, tomándose selfies y grabando videos en medio de la multitud que cruza la calle. Si quieren tener una panorámica del cruce, hay un café Starbucks justo en una de las esquinas, y desde allí se puede tener una vista bastante completa. La zona además es una de las más modernas de Tokio, con muchos centros comerciales y lugares donde comer.

Shibuya

Shinjuku es otra de las zonas modernas de la ciudad, con gran cantidad de comercios. Luego de pasar por el Tokyo Government Bulding, por la noche pueden recorrer la zona del Golden Gai, con muchos bares y una atmósfera muy tradicional.

Shinjuku

Ginza es una de las partes más caras de la ciudad, donde van a encontrar muchas casas dedicadas a la ropa de diseño. Pueden pasear por las tiendas de departamentos como Matsuya y Mitsukoshi. En ambos casos, no se pierdan de dar una vuelta por sus subsuelos, dedicados a la gastronomía. Van a encontrar la pastelería más espectacular de sus vidas, que los va a sorprender incluso si estuvieron en París. En la parte de Yurakucho hay muchos izakayas, bares donde tomar cerveza y comer platos como los yakitoris, esas especies de brochettes de todo tipo de productos, desde pollo hasta hongos. No se pierdan de comer tofu frito, es delicioso y muy diferente al que están acostumbrados a comprar por estos lados del mundo.

Tokio: la lluvia en Ginza

Tsukiji es la parte del mercado dedicado al pescado, en uno de los países del mundo donde más productos de mar se consumen. Pueden entrar a recorrer el mercado, e ir a comer algo a los locales dedicados al sushi, que es verdaderamente exquisito, y será preparado delante de ustedes. No se pierdan esta experiencia, van a probar un sushi muy diferente, a otra temperatura y por lo general en versión nigiri. Los locales que están dentro del mercado suelen estar abarrotados de turistas, pero en la zona hay muchas alternativas. No es barato, pero tampoco van a ir muy seguido a Tokio como para dejarlo para la próxima. Las visitas al mercado, que obligaban a llegar en la madrugada al mercado, ya no se realizan más. Y la ubicación actual va a ser mudada en los próximos meses.

La zona de Harajuku es otro imperdible. Es la parte donde se reúnen los jóvenes, y donde van a encontrar mucha gente vestida de manera muy llamativa, o haciendo cosplay, con atuendos de sus personajes favoritos del manga y el animé. También hay muchos locales comerciales y sitios para comer en la calle.

Tokio: Takeshita Street, Harajuku

No se pierdan de ir a caminar a Yoyogi Park. Es el parque más grande de la ciudad, con zonas muy bellas. Dento del parque hay varios templos, que son las zonas donde más turistas van a encontrar. Gran momento de relax en medio de una ciudad tan moderna.

Yoyogi Park

La zona de Odaiba es otra de las más interesantes para visitar. Primero, allí tienen una gran rueda, similar al London Eye, pero más pequeña y no tan moderna, que les dará una gran vista a la bahía de Tokio. De allí pueden ir hacia Divercity, un gran shopping que tiene en el frente al Gundam, un enorme robot donde muchos turistas se toman fotos.

Si están buscando manga, animé o juguetes, la mejor opción es ir a Nakano Broadway, una gran galería comercial que tiene muchos locales de Mandarake, una firma que se especializa en objetos relacionados con la cultura popular japonesa. Si están buscando muñecos de Astroboy, por ejemplo, tienen que pasar por ahí.

Y ya que estamos con la cultura popular japonesa, para todos los fans de Hello Kitty, tienen el centro de diversiones conocido como Puroland, con todos los personajes de Sanrio. Está bastante alejado del centro de la ciudad, en Tama, pero se llega bastante fácil en tren; desde la estación hay que caminar unas seis cuadras muy bien señalizadas. Los espectáculos están en japonés, porque apuntan básicamente al público local, pero hay muchos recorridos que se pueden hacer sin depender demasiado del idioma, y una enorme zona dedicada a comprar merchandising de Hello Kitty. Otra para los fans del personaje de Sanrio: en Divercity, el mall que está en la zona de Odaiba, encuentran el Café de Miki, dedicado a Hello Kitty.

Cafe de Miki + Hello Kitty

Plato final: gastronomía

Tokio tiene una cantidad abrumadora de sitios para comer. Hay de todo tipo de precios, desde bastante económicos hasta increíblemente caros. Al mediodía, cuando los trabajadores japoneses salen a almorzar, encontrarán muchos pequeños lugares con precios de entre 6 a 9 dólares el almuerzo. La bebida es gratis si toman agua o té verde matcha, que está por todos lados. Pero si igual quieren cuidar el bolsillo, en los minimercados como 7 Eleven, Lawson o Family Mart tienen muchas opciones, desde sushi y onigiris hasta fideos y otras comidas para calentar. Los supermercados también tienen mucha comida para elegir, y van a encontrar bandejas de 10 piezas de sushi a valores de entre 500 a 800 yenes. No será el sushi de la zona de Tsukiji, pero igual está bastante bien.

La cultura del café en Tokio también es muy interesante. Debido a esa obsesiva dedicación que muchos japoneses tienen por las cosas que aman hacer, encontrarán algunas de las mejores cafeterías del mundo en esta ciudad. Desde Streamer Coffee hasta Bear Pond o Blue Bottle, pasando por las cadenas japonesas, que hacen buen café, como Doutor, Tully’s o Excelsior.

Tokio: Doutor café en Ginza
Tokio: Doutor café en Ginza

Y si quieren escuchar mi versión audio de la visita a Tokio, pueden chequear este programa de Check In -hay que hacer clic en la esquina superior izquierda.

Suscribete al newsletter de Blog de Viajes
No te pierdas el contenido nuevo del blog
Written by:

Un comentario

  1. Eiendi
    Noviembre 21
    Reply

    Gracias! Este post es oro puro!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *